Mi querido Guardaespaldas (Louis y tu) (TERMINADA)

AUTORA: Javiera Vasquez Jerez

Prologo

Mucho dicen que el amor es lo más importantes en la vida, dicen que tu vida no es perfecta si no tienes amor, pero se equivocan.
Dinero, compras, fiestas, alcohol, sexo desenfrenado. Esto es perfección y yo lo tengo, entonces mi vida es perfecta y súmale que soy la preferida de papi.
Soy _______ Moore, tengo dieciocho años, soy adinerada y vivo en Londres desde los 10 años.
Te preguntaras ¿Por qué desde los 10 años? Yo no soy Inglesa, yo soy ________(TP). Llegue a Londres porque cuando tenía 10 años mataron a mi mamá y papi decidió sacarme del país. Nunca entendí el porqué. Hasta ahora.
Cuando cumplí los dieciochos me entere que papá tenía enemigos, ellos mataron a mamá y por eso papi me trajo a Londres. Ellos juraron vengarse mucho más de él y cuando yo cumpliera la mayoría de edad, me matarían. Por eso papi llamo a la agencia de guardaespaldas y mandarían a 10 de ellos esta semana a una prueba. Vivir con la familia Moore no será fácil, por eso es una prueba, y el que soporta gana.


CAPITULO 1 Y 2

-¡Buenos días! –Nana tenía la mala costumbre de despertar a la gente con un ánimo perfecto.
-Solo cinco minutos Nana. –dije tapándome completamente con la sabana.
-_______ vamos levántate.
Quito las sabanas de mi cuerpo y abrió la cortina de mi dormitorio dando paso a los rayos del sol.
-¡Por favor Nana! –Di vuelta en la cama.
-Te doy media hora para que estés en el comedor, hoy llegaran los guardaespaldas.
No supe ni siquiera como me levante, no quería estar impresentable cuando los guardaespaldas llegaran, por diferentes motivos, uno de ellos es trata de hacerles la vida imposible. Odio que me vigilen.
Tome un exquisito baño caliente, me vestí como siempre lo hacía, un vestido corto y tacones altos. Deje mi cabello con ondas y baje las escaleras.
-Papi hermoso. –Corrí a abrazarlo.
-Hermosa hoy llegan los guardaespaldas por favor compórtate. –le di una mirada tierna, pero por dentro mi sonrisa traviesa estaba plantada.
El timbre sonó, Nana se apresuro a abrir la gran puerta principal. Mi padre y yo quedamos quietos en el lugar que estábamos.
Una por una iban entrando en fila y marchando ¿Mujeres? ¿Esto es broma? Esas perras no pueden ni cuidarse a sí misma y me van a cuidar a mí, la gran _______ Moore. Ya de los últimos entró un chico alto, pelo revuelto y castaño y unos ojos azules hermosos.
Una sonrisa traviesa cruzó por mis labios.
-No te hagas ilusiones, es gay. –Papá habló bajo.
Lo fulmine con la mirada.
-Yo mismo lo pedí gay. –Puso una sonrisa triunfadora.
-¿Piensas que alguna de estas mujeres, contando al último idiota podrán salvarme?
-Es gay pero sigue siendo hombre, tengo fe en que será el único que podrá contigo. Papi seguía mirando de arriba abajo a los diez recién llegados. Nana cerró la puerta. Significaba que ellos eran, ellos estarían a prueba esta semana.
-Bienvenidos a la familia Moore. –Papá hablo llamando la atención de todos los presentes, con su voz de mando.

Ver a estos imbéciles formados derechamente, con sus trajes de negro impecables daba risa. Aguante mi risa, puse mi mano en la boca.
Papi saludo a todos de un apretón de manos.
-Ella es _______ mi hija. -Papá me apuntó.
Una de las primeras guardaespaldas que estaba en la fila hizo una mueca. Era momento de hablar y demostrar quién era la que mandaba.
- Soy ________ y yo mando queridas, y para ustedes soy señorita. -Dije algo más brusco de lo que pensé.
La chica volvió hacer la misma mueca de repugnancia. Esta perra me está colmando la paciencia. Ahora era mi venganza.
-Papi he decidido quedar solo con cinco guardaespaldas. –Le dije a papá poniendo una de mis miradas tiernas.
-Vamos mi amor elige. –Para papá soy su tesoro más preciado, y si yo quiero algo lo consigo inmediatamente.
-Quiero a este, este, este. –Apunte a todos los que quería con mi dedo.
Nana les abrió la puerta a todos lo que había rechazado, entre una de ellos la perra que hizo la mueca.
-Preséntense. –Dije sentándome en el gran sillón de la sala.
Todos se presentaron, aburridos. Bostecé muchas veces. Pero llegó el turno del gay de ojos azules.
-Soy Louis Tomlinson, tengo 20 años. –el chico habló con una voz sensual.
-Prosigue. –dije, papá me miro con una cara de pocos amigos.
-Vengo de Doncaster y soy gay. -mi boca amenazaba con caer al suelo, nunca creí que un chico públicamente dijera que es gay.
Todos los presentes me miraron esperando algo más de mí.
-Espectacular chicas. –dije irónicamente.
Louis tosió.
A los minutos después papá se despidió de todos, tenía que ir al trabajo. Solo me quedaba una semana de vacaciones, antes de entrar a la escuela.
Tenía todo planeado este viernes haría una gran fiesta, haría que papá viajara y me quedaría sola en casa. Ese día seria de alcohol, sexo y baile. Me reí al escuchar mis pensamientos.
Estaba en mi cuarto, sacando dinero, quería ir al centro comercial y ya sabía quién sería el guardaespalda que elegiría para este momento, yo lo iba a convertir en hombre cueste lo que cueste y de paso le hago la vida imposible y le demuestro a papá que no soy una niña que puedo cuidarme sola.

CAPITULO 3 


Capitulo 3

-¿Cuál te gusta más el rojo o el negro? –Mostré los dos vestidos que tenía en mis manos al odioso Louis.
-No me interesa. –Miro con desinterés todo.
Lo había obligado a acompañarme al centro comercial, quería empezar a demostrarles a todo que soy ________ Moore, tengo dieciocho años y no cinco como creía papá.
Como no me había probado los vestidos, decidí hacerlo. Deje un poco abierta la cortina del probador para que el hombre que estaba frente a él quedara en el suelo.
Me saque el vestido lentamente y sensual, de reojo miraba como Louis se ponía nervioso y trataba de no mirar al probador.
-Hey hermoso ¿me puedes ayudar con esto? –Tenía todo fríamente calculado.
-No caemos los dos en ese lugar. –dijo enojado.
-No seas antipático ven y ayúdame, no muerdo si no quieres.
Puso sus ojos en blanco. Como él había dicho el lugar era muy estrecho para que dos personas estuvieran ahí.
Corrí mi cabello hacia un lado. –Abróchame el vestido por favor. –Dije coquetamente.
Louis se puso nervioso y su mano temblaba. Siempre producía eso en los hombres.
-¿No crees que el vestido muestra más de lo debido?
-Tú solo has tu trabajo y abróchamelo.
Elevo una ceja. –Yo que sepa este no es mi trabajo, mi trabajo es cuidarte.
-Bueno hazme el favor. –lo mire coquetamente y eleve una ceja.
Mientras él abrochaba mi vestido lentamente, puse mi trasero en su miembro, mientras movía mi trasero lentamente al compas de la música de la tienda en la cual estábamos.
Lo mire por el espejo, él temblaba entero.
Cuando terminamos de pagar, el me llevo automáticamente al auto, justificando que estaba muy cansado.
Todo el camino fue en silencio, estaba logrando lo que quería.
Llegamos a casa él siguió por su camino y yo por el mío. Pero no tenía destinado en encontrarme a Amy y a Billy en mi cuarto. Amy era mi mejor amiga desde que había llegado a Londres y era igual de perra que yo. Y bueno Billy era mi… no sé cómo decirlo pero andábamos sin compromisos.


CAPITULO 4
-¿Qué están haciendo? –entre a mi dormitorio como si nada, y deje las bolsas en la cama.
-Venimos a visitarte. –dijo Amy con su típica voz hueca.
No dije nada solo eleve mi ceja como indicando que no estaba de ánimo para recibir visitas. Louis Tomlinson me había puesto de malas.
-Iré… mmm… no lo sé pero me iré. –dijo nerviosa Amy, entendiendo las facciones de mi rostro.
Me senté en la cama, esperando a que Billy reaccionara al igual que Amy y se fuera de mi vista.
-¿Tienes guardaespaldas por todo tu casa? Interesante. –dijo Billy con su típica calentura.
No le dije nada.
-_________ no seas así de celosa soy hombre y soy irresistible. –eso odiaba de él, su gran ego. ¿Acaso nadie le dijo que hay miles de chicos mejores que él? ¿Ejemplo? Louis Tomlinson ¡Rayos! ¿Qué estoy pensando?
Puso su mano en mi pierna, comenzó a subir hasta llegar a él elástico de mis hot pants (bragas, calzones). No sabía si aceptar su invitación a tener sexo, pero mi cuerpo decía que si.
Ni siquiera supe cuando Billy ya estaba encima de mí, pasando su lengua por todo mi cuerpo. Sus besos eran apasionados y jugosos. Habíamos llegado a la cima pero queríamos más.
-¿Quieres más rápido? –miro mis pechos.
-Si- dije casi sin aire.
Me sentía observada, levante mi mirada hacia la puerta. Hay estaba Louis Tomlinson mirando con cara de sorpresa nuestro acto sexual- P U T A – deletreo con sus labios, me dio un desprecio y salió en silencio del dormitorio.
-¡Basta! –Grite a Billy, mientras él seguía dando besos en mi cuello.
Lo separe bruscamente de mí, lo tire al suelo. Me pare rápidamente de la cama y tire su ropa hacia el pasillo. Lo tome del hombro y lo saque hacia fuera de mi dormitorio.
Todo caía en ese momento. Louis tenía razón era un puta, antes lo tenía claro pero era la primera vez que un hombre me lo decía.
Era tiempo de actuar, le daría la razón. Quiero que se dé cuenta de quién es realmente ________ Moore, mañana mismo fiesta y descontrol en mi casa. Quiero ver su cara cuando la casa este reventada de personas, parejas besándose, mucho alcohol, y lo menos seguro posible. Quiero que mi vida corra peligro.


CAPITULO 5

-¿Qué tanto miras estúpida? –Mire a una de mis guardaespaldas que miraba con atención mi vestido negro corto.
-Señorita ________ ¿No cree que sea muy corto ese vestido? –aunque tenía razón, no iba a soportar que se metiera en mi perra vida.
-No pedí tu opinión y esfúmate no quiero ver tu cara. –Abrí la puerta de mi dormitorio, apuntando hacia fuera.
-Su padre estrictamente nos pidió que la cuidáramos todo este tiempo que no estuviera en casa.
-No me interesa, vete ahora. –puse mis manos en la cintura, esperando que de una maldita vez entendiera que quería estar sola, me estaba arreglando para la fiesta de esta noche. Estaba todo planeado.
- Código 43 princesa no quiere estar conmigo llamen a Louis. Hablo tocando su odio y se fue.
Más bien para mi traerían a Louis.
-Señorita me necesita. –dijo muy duro Louis.
-No no te necesito vete. –cerré la puerta en su cara.
Baje la escalera, ya todo estaba listo. Los guardaespaldas estaban en sus respectivos dormitorios, a todos los eche a dormir y después cerré todas las puertas con calle sin que nadie se diera cuenta. Menos una puerta la de Louis Tomlinson.
El timbre sonó, arregle mi vestido. Abrí la puerta y ahí estaban más de cien personas con alcohol y gritando. Ellos si son mis amigos, esta noche será descontrol.
-¡Esta noche hay descontrol chicos! –grite lo más fuerte que pude, todos gritaron y elevaron sus manos. Di espacio para entraran todos.
Después de cinco minutos la música estaba en su volumen máximo, la mayoría bailaba y bebía alcohol, hay parejas por todos lados besándose y teniendo sexo.
Esto es vida pensé. Bailaba con Amy y una chica que jamás había visto.
Fui a la cocina a buscar una botella de cerveza. Volví donde estaba, en la pista de baile, saltábamos y gritábamos. Mire las escaleras, Louis iba hecho una fiera hacia abajo, empujando a todas las parejas que habían.
Miraba a su alrededor en busca mía. Estaba segura, ahora se daría cuenta quien era ______ Moore.
Estaba bastante ebria como hacer lo que tenía pensado. Subí a la mesa donde estaba el alcohol, llamando la atención de todos los presentes en mi fiesta.
Comencé a mover mi cuerpo sensualmente, tocaba cada lugar de piel, todos gritaban y bailaban igual que yo. Me saque los tacos altos y baje mi vestido hasta quedar solo en corpiño y hot pants. Un chico que no divise quien fue pero me dio un agarrón en el trasero, reí como tonta mientras seguía bebiendo y bailando. En un abrir y cerrar de ojos todos se golpeaban ¿Qué mierda pasa aquí?
CAPITULO 6
Botellas quebradas por aquí y por allá, chicas llorando arrinconadas en las pared, y bueno yo… yo seguía de pie encima de la mesa semi desnuda. Veía como Louis arrastraba por el suelo a Billy, él me había dado el agarrón.
-¡Basta Louis!- le grite desesperadamente.
-¿Qué no te das a respetar? _________. –grito enojado mientras seguía dándole golpes certeros en la cara a Billy.
Baje de la mesa, aburrida de ver a esta montonera de hombres peleando. ¡No en mi fiesta queridos!
Agarre del cuello a Louis, agarre su hombro y dije –El está conmigo Guardaespalda. –remarque fuertemente la última palabra.
-Si quieres ayudar a algo, saca a toda esta gente que está golpeándose porque tú empezaste. –Me di media vuelta y me puse el vestido. Agarre del brazo a Billy y lo lleve al baño de mi habitación para curar sus heridas.
El rubio de ojos azules gritaba -¡Ten cuidado _______! ¡Aaaaa me duele!
-Hey eres tan musculoso y bueno para andar en líos ahora aguanta. –dije un poco desesperada.
-________.- Entro Louis a mi dormitorio, ahora caía en la cuenta que solo estaba con bóxer y una polera polo. En ese momento mi rabia se desarmó.
Lo mire de arriba abajo mordiendo mi labio inferior.
-Billy están bien tus heridas, anda a tu casa es muy tarde. –dije aun mirando a Louis Tomlinson.
-Pero aun tengo…- pero lo interrumpí, antes de que siguiera.
-Anda, tengo sueño. –sentí el portazo. Seguía mirando a Louis, viendo a un ángel parado frente a mí.
Si me condenaban a ir al infierno por violar a un ángel, lo acepto iría feliz.
-Toda tu gente se fue.-dijo Louis mirando la nada.
-Estamos solos. –levante mi ceja y me acerque a su cuerpo y a sus labios.
-Recuerda que soy gay. –Louis puso una sonrisa.
-Pero sé que provoco cosas en ti. –mire su miembro masculino, pero no se veía ninguna señal de excitación. ¿Es extraterrestre acaso?
-Lo siento ________ conmigo no te resultara. Yo no miro solo un cuerpo lindo. Y bueno tu sabes me gustan los hombres, para mí solo eres alguien más en mi que no provoca lo más mínimo. –se dio la media vuelta y camino hacia la puerta, volteo a verme y me tiro un beso con la mano.
¡Idiota! –grite.


CAPITULO 7
Un dolor de cabeza invadía mi mañana. Algunos rayos del sol traspasaba la ventana, demostrando que debía ser medio día en Londres.
Baje con mi pijama sexy a comer algo, hoy era día de resaca, papá ni nana estaban en casa, hoy sería mi día. No había nadie, no se escuchaba ningún ruido mejor para mí.
Tomaba jugo sentada en la barra de la cocina. Llego Louis con una manzana en su boca.
-¿La manzana prohibida? –Reí por mi estúpida pregunta.
-No me interesa lo prohibido. –Siguió buscando algo en el refrigerador.
Me baje de la barra y me puse al lado de él.
-En vez de estar contemplando lo que hago deberías ir abrir la puerta de las habitaciones de las otras guardaespaldas, están encerradas desde anoche.
-¡Diablos lo había olvidado! –Subí corriendo las escaleras, buscando las llaves. Ahí estaban, pude respirar tranquila.
Abrí las habitaciones, las cuatro salieron con un rostro asqueroso.
-Uups lo siento queridas. –dije sínicamente.
-No aguanto más ¡Renuncio! Me debe disculpar con el señor Moore, pero tiene una hija que es el mismo demonio vestido de mujer.
-Yo también. Dijo otra rubia.
-No lo sé, no creo que aguante seguir en este lugar.- dijo la chica que mejor me caía.
-Lo siento señorita _________ no podemos aguantar con esto, es inhumano dejarnos encerradas toda la noche hasta medio día. Hablaremos con nuestro jefe, creo que podrá mandar a otras. –dijo la guardaespalda líder y la más vieja.
¡Oh si oh si! Lo conseguí, las perras se van, papá dejara a Louis como mi guardaespalda personal, me vengó del chico gay, y todo es perfecto.
-No me importa, pueden retirarse. –dije lo más suave que pude.
Fui a mi habitación. Todo salía perfecto, me bañe, estuve un buen rato bajo el agua caliente de la ducha.
Puse alrededor de mi cuerpo la toalla blanca y salí hacia mi habitación. Louis estaba sentado en la cama, mirando la nada.
-¿Quieres sexo? –dije tomando mi toalla para tirarla al piso.
-Por favor ________ contigo nunca. –desordeno su cabello hacia atrás.
-Nunca digas nunca Lou y dime ¿Qué quieres si no es sexo? Mmmm ¿Quieres ver mi cuerpo?
Me miro enojado a más no poder. –No, vengo a renunciar __________ Si mis compañeras se fueron, yo no sé qué hago aquí aun.
CAPITULO 8
-¿Estas bromeando? ¡Eres mi guardaespalda! ¡De mi propiedad! –Grite exaltada, él no me dejaría.
-Mis compañeras de trabajo se fueron POR TU CULPA. –Louis grito en mi cara.
-¡Agh! Idiota anda donde tu novio y dile que necesitas sexo por eso andas de mal humor! –tome las llaves de mi auto y Salí de mi habitación hecha una fiera. No necesito que Louis Tomlinson crea que lo necesito, laverdad no lo necesito.
Tome mi auto y Salí de la gran mansión, cruce algunas calles de Londres sin ni siquiera tomando atención a la gente que pasaba. Sentí muchos gritos de personas al lado de mi auto. Solo les mostraba el dedo del medio.
Mi estomago comenzó a crujir, había olvidado completamente que eran pasadas de las dos de la tarde y no había comido nada. Pare en una tienda, compraría algunas cosas y llamaría a papá de un teléfono público.
Baje del auto rojo en el que me trasladaba. Una chica rubia atendía la tienda. Comparado con mi cabello castaño, el cabello de la chica era un asco.
-¿Qué se te ofrece? –dijo la chica masticando horriblemente goma de mascar.
Fruncí mi ceño. –Quiero un pastel y un café por favor. –mire hacia la calle.
Un mal presentimiento hizo que mis latidos del corazón se alteraran. Algo va a pasar.
Un fuerte estruendo se hizo presente. Los vidrios de la tienda volaron por todos lados, había fuego en mi auto. Estaba en el suelo, no podía ver nada, el humo estaba intoxicándome. No quería quedar inconsciente, pero me fue imposible no hacerlo.
Personas gritando, mejor dicho una mujer gritada como una loca. -¡No puede morir es lo único que tenemos!
Sonidos de ambulancia y bomberos, hombres hablando a sus radios. –La chica que atiende está muerta. –dijo un hombre algo triste.
-Copiado. –hablo alguien a través de la radio.
-Fue un atentado Señor Moore, su hija está en peligro, lo sentimos pero uno de sus guardaespaldas a muerto, la ha seguido porque salió de su casa enojada, pensó que algo le sucedería y así fue le repito lo sentimos. –hablo nuevamente el hombre que había avisado por su radio que la chica rubia estaba muerta.
No podía abrir mis ojos, sollozaba. Louis Tomlinson me siguió y murió. ¿Qué mierda de persona soy? ¿Que mierda hago viva? Debería estar muerta ¡No él, no él!
-Esta sollozando escuchen. –dijo la mujer que gritaba como loca.
-¿________ me escuchas?
CAPITULO 9
-¡________ por favor responde! -reconocí esa voz, era la de mi padre.
Lentamente fui abriendo mis ojos, la luz me molestaba, había muchos escombros al lado de mi cuerpo. -¿Dónde está mi guardaespalda papi? –dije con la voz rasposa.
-¡Hija! – papá me beso la mano ensangrentada.
-¡Maldita seas respóndeme!- grite exaltada, me tome la cabeza al sentir un vibración dentro de ella.
-Lo siento ________ tu guardaespalda murió. –respondió el policía que estaba presente.
-¡Louis Tomlinson murió!- mis ojos se llenaron de lagrimas, pero no lloraría no con personas presentes.
Con mucho esfuerzo me apoye en mis manos y me levante del piso. Todo daba vueltas, veía mis piernas y mis manos llenas de sangre pero eso no me detendría.
-¿Dónde va niña ________? –dijo nana algo histérica.
-Déjenme sola quiero ver algo. –camine entre los vidrios, mire el cuerpo de la chica rubia cubierto con un platico negro. Seguí caminando, papá y nana venían detrás de mí.
Di la media vuelta para mirar a nana y papá. -¡Déjenme sola! ya les dije. –ellos se quedaron en su lugar estáticos.
Llegue donde estaban el perito de la policía tomando muestras de ropa, su ropa, pero de él ya no quedaba nada.
-Fue un atentado, había una bomba en tu auto, te fuiste de casa enojada y apresurada no quise seguirte porque me golpearías. Por eso llame a un amigo de la agencia de guardaespaldas si yo hubiese venido estaría muerto. –su voz, esa voz sexy. La conozco.
Mire hacia atrás y ahí estaba con los ojos atentos en la escena que mirábamos. Sus ojos azules atentos, miro mi cara y sonrió tímidamente. Estaba en estado de shock. Me lance hacia él.
-¡Estúpido! ¡Idiota! ¡Hijo de tu madre! ¿Cómo te crees de asustarme así? Nunca te lo perdonaré Louis Tomlinson. –gritaba mientras golpeaba su pecho.
-Hey hey hey ________ déjame. –Louis ponía sus manos como escudo.
Algunos policías que estaban ahí nos miraban y reían. –Son novios. –dijo un policía viejo y con un bigote casi blanco.
-No. -dije
-Sí. –dijo.
-Decídanse chicos cuando haya boda nos invitan. –dijo el policía riendo.
-Claro que sí, creo que pronto estaremos casado. Ella es el amor de mi vida. –dijo Louis mirando mi rostro como enamorado.
Abrí mis ojos sorprendida ¿Qué pasa aquí? Louis es bipolar eso lo sabia pero se paso de la ralla.
Todos los presentes suspiraron y sonrieron.
¿Qué mierda pasa con esto? Este es un día asquerosamente raro. Primero casi muero y ahora Louis Tomlinson hace como si fuéramos novios.


CAPITULO 10
Papá, Louis y Nana me obligaron a ir al hospital para que me curaran las heridas. Fui de mala gana.
-Maldito hospital ¿ves como son esas enfermeras? Mira como mueven el culo. –dije enojada mirando a la enfermera de cabello oscuro coqueteándole a Louis.
-Soy gay recuerda eso no provoca nada en mi. –dijo Louis desinteresado mirando la herida de mi cabeza, mientras la enferma volvía con mas tela blanca.
-¿Pero yo si te provoco? ¿No es cierto mi amor?- dije mirando a Louis con cara de tristeza.
-No. –Louis rió.
Cuando íbamos saliendo del hospital, la enferma que estaba curando mis heridas salió corriendo atrás de nosotros.
-¡Hey chico!- Louis se volteo.
Vi algo en la mano de la chica, un papel arrugado blanco.
-Llámame, estaré esperando. –La chica guiño el ojo a Louis.
Vi como Louis Tomlinson posicionaba una sonrisa de zorro en su rostro. -¡Eres un zorro!
Camine directo al auto de lujo de mi padre. El camino fue en silencio. Yo solo miraba el camino, no quería dar explicaciones acerca de mi accidente.
-¿_______? –dijo papá algo avergonzado.
-¿Qué? –dije algo dura.
-Tengo que hablar contigo cuando lleguemos a casa. Quizás la sorpresa que te tengo ya está en casa. –dijo mirando por el espejo retrovisor.
-Genial. –dije sin gana.
Louis me ayudo a salir del auto, y sin decir nada desapareció en las grandes escaleras.
-Hija ven por favor. –Papá me llamo desde su estudio.
-Muéstrame ya tu sorpresa y déjame ir a descansar, la verdad es que estoy cansada. –dije algo fastidiada.
Cuando entre a su estudio, una mujer y una chica de mi edad, por cierto muy hermosas pero lo que tienen de hermosa lo tienen putas. Sus labios rojos carmesí. Sus cabellos rubios y su altura era algo que solo decía que podían ser una bailarinas de cabaret.
Lo sé a veces me equivoco no todo pasa por la vista. Pero estas mujeres me daban una mala espina. Ese sentimiento de rechazo.
-________ te presento a Claire y a Michelle su hija. –papá apunto con su mano a las dos mujeres.
-Hola. –las salude con la mano.
- Richard nos ha hablado mucho de ti _________. –dijo la mujer más vieja.
-Genial. –dije poniendo una de mis miradas tiernas y sínicas.
-Bueno ________ Claire es mi novia y Michelle es su hija. –algo tímido lo confeso mi padre.
La realidad caía en mí. Hace dos años recuerdo decir a papá:
-Tienes que pensar en rehacer tu vida, enamórate nuevamente.
-Estoy trabajando en eso hija.


Capítulo 11

-Wow creí que… bueno quizás pensé que deberías a verme avisado para darme tiempo. –dije sorprendida, no pensé que sería tan rápido.
-Solo quiero que seas feliz ________. –hablo Claire, tomando la mano de mi padre.
Si vieja estúpida seré feliz si no te acercas a mi padre y le tomas la mano. Y si no tuvieras una hija de mi edad perra y rubia como tú.
-Muchas gracias Claire. –mi sonrisa sínica no estaba por ningún lado, no me gusto mucho la idea de compartir a mi padre. En este momento no podía disimular.
-__________, Claire está al tanto de todos nuestros problemas y porque tenemos que tener guardaespaldas para toda la familia. –dijo papá.
-Seremos una familia. –abrió la boca la tal hija de Claire ¿Cómo se llamaba? Claro Michelle la teñida.
Levante mi ceja y la mire con una de esas miradas que dicen ¡Te matare si lo vuelves a repetir! La chica se inclinó de hombros.
-Michelle tu tendrás de guardaespalda a Louis Tomlinson es una gran chico. –papá miro hacia donde estaba yo.
-¿Hablas en serio? Louis Tomlinson es MI GUARDAESPALDA. No me hagas refunfuñar me duele la cabeza. –hable a mi padre.
-Solo fue una broma querida. –dijo Claire, riendo cómplice con mi padre.
-Mantengan sus bromas fuera de mi vida. –estaba a punto de salir del estudio de mi padre, pero algo me detuvo.
-Creo que ________ está enamorada de ese tal Louis. –su voz hueca me indico que era la chica rubia teñida.
-Es gay. –dijo mi padre.
-Pero no está muerto. –respondió la chica.
Salí totalmente del estudio, botando humo de todos los orificios de mi cuerpo. Los primeros minutos de conocer a la chica sabia que se hacia la mosquita muerta, su voz era tierna un momento y a la otra esparcía veneno.
-En unos días más entras a la escuela para tu último año. –hablo alguien detrás de mí.
-Lo sé y estoy ansiosa por ver lo que sucederá. –dije sarcásticamente.
-El señor Moore quizás mandara a su hijastra contigo.
Di media vuelta mi cabeza como el exorcista -¿Tu como sabes de su existencia? Louis responde.
-Tu padre me converso de ellas. –dijo Louis haciendo énfasis en “Ellas”.
-¡Rayos! ¿Fui la ultima en saberlo?- mire indignada el primero piso de mi gran casa.
-Me temo que sí. –dijo Louis despeinando su cabello.
-Amo tu cabello castaño y desordenado. –me atreví a tocarlo, pasando mis dedos por ese hermoso cabello.
-¡Ajaam! Tenía razón __________ Moore mi hermanastra está enamorada de Louis Tomlinson. –di media vuelta y la vi parada apoyándose en la pared.
Camino hacia donde estábamos, con su caminata de modelo. –Me presento Louis soy Michelle. –Ella tendió su mano hacia él. Louis la recibió.
-Encantado de conocerte Michelle.- Louis Tomlinson la miraba embobado.
Sobraba en la presentación. Camine apresuradamente hacia mi habitación y de un portazo di a saber que estaba muy enojada y que no quería que nadie me hablara.
Mi puerta se entreabrió un poco. –Sólo fue para ver tu reacción __________. Louis Tomlinson entró a mi habitación completamente, sigiloso de cualquier cosa que a mi travieso cerebro se le ocurriera.
-¡Sal de aquí! –Un tacón aguja dio en su frente, tirándolo al suelo con algo de sangre.
¿Qué hiciste _________? En vez de acércalo a ti, lo ahuyentas. Lo acercas más a su novio, sea quien sea. La parte buena de mí hablo a mi subconsciente.

Capítulo 12

-Uups ¡Lo siento, lo siento! –corrí hacia donde estaba Louis en el suelo alfombrado de mi habitación, sobándose la frente llena de sangre.
-Eres una maldita bipolar _________. –Louis miraba con sus ojos entrecerrados, mientras yo buscaba alguna camisa vieja en mi gran closet.
Louis se paro del piso y se sentó en mi cama, su camisa blanca y su traje negro tenían manchones de sangre. Camine hacia él intentando no hacerle caso a los pensamientos traviesos que se me venían.
¡_________ esta es tu oportunidad, desnúdalo! Su ropa llena de sangre es la escusa perfecta.
Quede frente a él.
-Louis tu ropa tiene sangre. –dije mordiendo mi labio inferior.
-Iré a cambiarme, pero primero limpia mi rostro por favor. –dijo Louis levantando su rostro.
Lentamente tome su mejilla y le empecé a pasar delicadamente la camisa en la cara. Esto es mucho para mí, la tentación me está matando.
-Listo, basta _________ ya está bien. –Louis saco mi mano de su rostro, la puso a un lado.
Tome su saco negro y lo saque. Comencé a sacar cada uno de sus botones de la camisa ahora roja, la tire al piso. En ningún momento Louis se negó, eso era un buen comienzo.
Louis y yo mirábamos nuestros ojos atentamente. ¡Dios sus ojos azules! Su dorso desnudo y dorado y marcado, sus músculos. Era el dios de la belleza.
Mordí nuevamente mi labio inferior.
-Recuerda que… que nuestra relación es estrictamente laboral __________. –dijo Louis con la voz entrecortada y tragando saliva.
A mí algo me decía que Louis no era gay, no tengo nada en contra de ellos. Al contrario, mi peluquero y maquillador lo era y era uno de mis mejores amigos. Recordé la forma de caminar de Daniel y era totalmente femenino, pero Louis Tomlinson caminaba como un hombre, se sentaba como un hombre y hablaba como un hombre.
Me senté en sus piernas, sabía lo que estaba haciendo no era realmente bueno.
-Seamos amigos Louis. –me balanceaba en sus piernas.
-Si bajaras de mi piernas lo podía pensar… se te ve todo. –Louis miro hacia abajo al mismo tiempo que yo lo hice.
-¿Qué importa? Tú eres gay, eso no te provoca nada ¿verdad? –levante una de mis delgadas cejas.
Louis miro hacia al lado de la pared rosada de mi habitación, en silencio. Su cuello estaba ahí frente a mí era ahora o nunca.
Le bese el cuello lentamente. Su perfume me volvió loca.
Louis puso sus manos en mi cintura.
-Por favor ________ no me hagas esto. –dijo en un gemido.
¿Louis Tomlinson gimió? ¿Louis Tomlinson se éxito en nuestra cercanía?
¡Veamos hasta donde puedes soportar querido guardaespalda!


Capítulo 13

Mis manos seguían recorriendo su espalda y parte de su torso desnudo, marcado y dorado.
-Por favor… ___________.-Louis cerró los ojos.
-Shhh no hablemos, quiero ver hasta dónde podemos llegar.
Louis abrió sus ojos de golpes, tomo mi cintura y me corrió a un lado. Sus ojos demostraban algo más que no pude deducir.
-Yo bueno yo –pero no logro decirlo, se quedo en silencio y bajo su mirada al suelo.
-No me vengas con que eres gay porque eso es una maldita mentira Louis Tomlinson. –dije mirándolo con mi mano en la cintura.
Él se acerco a mí más de lo que imagine que él lo haría. Era muy adorable ver mi tamaño con el suyo, yo sin tacones altos soy baja y él es tan alto.
-Ya que me descubriste. –Louis levanto una ceja coquetamente, sentía su respiración chocar frente a mi labios.
Inconscientemente cerré los ojos.
-No cierre los ojos no te besare. –dijo Louis riendo, caminando hacia la puerta.
-¿Te vas? ¿No quieres quedarte conmigo esta noche?
-No _________ y aún es muy temprano para dormir, pero mañana hablamos. –iba caminando pero retrocedió y beso mi mejilla dulcemente.
Él salió de mi habitación, sonreí satisfactoriamente al pensar en todo lo que había sucedido. Pero no todo estaba bien, algo de Claire y Michelle no me convencen y lo averiguare.
-¡__________! ¿Mi niña estás ahí? –la puerta de mi habitación sonó, al escuchar su voz supe que era nana.
-Si pasa nana. –Recogí rápidamente la camisa llena de sangre y la lancé hacia dentro de mi gran closet.
Me senté tranquilamente en mi cama, toda desordenada.
Ella entró.
-Vi a tu guardaespaldas salir de aquí. –dijo sentándose a un lado mío.
-Mmm si vino a ver cómo me encontraba. –sonreí inocente.
-Claro salió sin camisa porque un león salió de tu ventana y la rompió ¿cierto? –Nana dio una mirada acusadora.
Nana era una mujer adulta, hace 20 años trabajaba con mi familia. Ella me conocía al revés y al derecho, aún más que mi padre. Su cabello con algunas canas, su rostro cansado y viejo demostraba su edad. Ella fue mi madre, desde los diez años.
-Me gusta ese conjunto de ropa nana, al final tomaste mis consejos de moda. –reí al verla rodar sus ojos.
-Sigues igual de siempre, desde pequeñas lo haces, cambias de tema para que no te digan nada. –ella acaricio mi cabello largo y castaño.
-En cambiar de conversación cuando algo te mete en problemas no has cambiado pero has cambiado en otras cosas, has cambiado tanto desde que murió…- pero puse mi mano en alto, demostrando que se detuviera y no dijera lo que iba a decir.
-No me hables de ella. –dije sacando toda sonrisa de mi rostro.
Desde esa vez que ella se fue, no quise hablar jamás sobre el tema.
-Ella se llevo mi vida cuando se fue. –mis ojos se cristalizaron.
Dios hace tanto no lloraba, siempre me hacia la fuerte, tratando de dar a conocer a la gente que era la gran _________ Moore. Siempre con el estatus por delante.
-¿Recuerdas cuando fue la última vez que dijiste te amo? –nana seguía acariciando mi cabello.
Negué con la cabeza, tratando de mirarla directamente a los ojos.
-Solo buscas a la gente porque te interesa ser popular, quieres que todo el mundo te conozca pero nadie te conoce como eres realmente ni tú misma. –Nana dijo con los ojos llenos de lágrimas.
-No culpes a tu madre de cómo eres, ella se fue pero siempre estará contigo donde sea que vayas.-Nana volvió a hablar.
No pude más y abracé a nana. Necesitaba tanto de un abrazo sincero, lleno de amor.
-Para mí siempre serás mi pequeña _________. –ella beso mi frente y me dejo ahí sola en la orilla de mi cama.
Un día con emociones, enojos, deseos, recuerdos había pasado. Mi cabeza aún dolía aunque habían pasado horas desde mi accidente, decidí que era conveniente dormir. Mañana seria un día nuevo y tendría que ver algunas cosas para ir a mi último año en la escuela.
-Quiero sentir que estás conmigo. –mire hacia el techo de mi habitación.
Una lagrima huyo de mis ojos, a veces quisiera dejar todo de lado para poder ser por un minuto la chica que no se preocupaba lo que decían los demás. Sólo en la soledad de mi habitación y de la noche lo podría volver realidad.
Las cortinas blancas de mi habitación se inflaron, un aire recorrió toda la habitación, inundándola.
-Nunca me dejes mamá.
¿Hace cuanto no decía mamá? La verdad desde los diez años. Pero aquí estoy nuevamente con dieciocho años volviendo a decirla pese que había jurado jamás volver a decirla.
Cerré mis ojos, una profunda tranquilidad me adormeció.


Capitulo 15

Gritos, gritos y más gritos provenían desde el pasillo. Solo una persona hueca e inconsciente como esa chica la tal Michelle podía hacerlo en un día a las 6:02 am.
-¿Qué pasa? –Salí de mi habitación hacia el gran pasillo largo del segundo nivel en mi casa.
Ella estaba en el piso con las manos en su cabeza. No podía ver su rostro pero sabía que lloraba.
Mire la puerta abierta, la habitación de nana estaba abierta y Michelle a fuera de ella.
-¿Qué pasa Michelle? –me hinque a un lado de ella.
-Ella… ella… Dios mío es lo peor que he visto en mi vida. _________ no me dejes. –Michelle tomo mis hombros y me abrazó.
-Pero ¿de qué hablas? – Michelle miraba hacia dentro de la habitación asustada y se abrasaba mas a mi cuerpo, como temiendo de algo que había en la habitación de nana.
Me pare de su lado y camine hacia la habitación. Estaba oscura y había un mal olor. Un olor que ya conocía. Era sangre.
-Nana. –susurre despacio.
Pero nadie respondió. No quería prender la luz, pero debía hacerlo.
Había un mar de sangre alrededor de su cuerpo boca abajo en la cama.
Mis piernas temblaron, no sabía si ir y tocarla o gritar como loca para pedir ayuda.
Me decidí por lo primero. Camine con preocupación para no caer de rodillas.
Toque su cuerpo frio y blanco, mas blanco de lo normal, di vuelta su cuerpo de a poco. Sus ojos estaba abiertos y oscuros, su cuello repleto de sangre y un papel en su mano. Lentamente tome su papel y lo abrí con mis manos temblando en letras grandes salía:
AHORA TE TOCA A TI __________.
Tire el papel, corrí directamente hacia fuera, cerré la puerta. Michelle yacía en shock mirándome. Todavía no lo podía creer si era una pesadilla de una maldita vez quería despertar. Pero ese olor tan familiar no podía ser un sueño. Ni tampoco su cuerpo frio, ni mis manos llenas de sangre.
-Ella murió. –Michelle llego a mi lado y me tomo el hombro.
No sabía quién temblaba más ella o yo. Pero lo único que sabía que ahora venia por mí, que esa maldita amenaza se iba a volver realidad.
Louis y papá venían corriendo dando la vuelta hacia nosotras. Sus rostros eran confusos por encontrarnos a Michelle y a mí temblando y con temor.


CAPITULO 16
-Hija, Michelle ¿Qué sucede? Escuchamos gritos y venimos a ver qué ocurrió. –Papá venia con su bata de levantar al igual que Louis.
-Yo… ella… su papel, papá viene por mí. –abracé su cuerpo con todas mis fuerzas, mientras que Michelle seguía con los ojos fijos mirando a lo lejos.
-¿Cuál es ese olor? –Louis movió sus fosas nasales.
Con mi dedo apunte la habitación de nana.
Louis y papá entraron. Sus rostros cambiaron rotundamente al ver la escena frente a sus ojos, todo era rojo. Era muerte.
Con un movimiento de cabeza mande a que se marchara Michelle. Yo quede ahí viendo como inspeccionaban en cuerpo sin vida de mi segunda madre. De la mujer que cuido de mi y ahora su corazón no latía.
Louis pasó el papel arrugado a papá. En un susurro inaudible papá algo le dijo, lo único que escuche fue que nos veíamos en el cementerio en tres horas más.
Cuando salió Louis de la habitación cerró la puerta, y tomo mi brazo, me condujo hacia mi habitación. Me sentó en la cama y saco ropa limpia de mi closet. Yo no podía abrir mi boca para protestar sobre la ropa que me elegía, simplemente no podía.
Nuevamente tomo mi brazo y camino hacia su habitación. La habitación azul perfectamente ordenada y con un arma en su escritorio era un mundo paralelo con todo lo que ocurría allí afuera, policías invadían mi casa.
-Tu familia está llena de secretos __________ y mi deber es cuidarte de ellos. –el me sentó en su cama.
Y mi vista seguía distraída.
-No me dejes. –lo abracé.
-No te dejare, mi deber es dar la vida por mi protegida. –él acaricio mi cabello todo despeinado.
-Louis tengo miedo.
-No te harán nada lo juro. – me tomo la mano y me paro de la cama.
-Vamos vete a bañar en unas horas debemos estar en cementerio. –camine hacia el baño.
Di media vuelta a mirarlo con preocupación.
-No me iré te lo juro. –camine nuevamente.
El agua corría por mi cuerpo, por fin podía desahogarme. Lloraba y gritaba en silencio. Una nueva persona se había ido de mi vida. Y aun así creo que mi padre no me explicaría que les hizo a sus enemigos para merecer esto que nos pasaba.
CAPITULO 17
-Vas muy callada. –Louis miraba atentamente el camino, era un día lluvioso. Una lluvia de verano la misma que hubo cuando murió mamá.
-Recuerdo algunas cosas. –dije con la mirada en el vidrio, viendo como la lluvia golpeaba.
-¿Tu madre está enterrada aquí en Londres o en tu país?
Lo mire sorprendida ¿Louis Tomlinson como sabía eso?
-Está aquí… en el mismo lugar al que vamos. –mire atentamente la mueca de sus labios.
-Se toda tu vida _________, se que día naciste, se cual fue tu primera palabra, hasta se cuándo fue la primera vez que tuviste sexo. No te sorprendas cuando te pregunte algo. –dijo como si nada.
Esto sí que intimidaba.
Pestañe rápido algunos segundos. –Yo no sé nada de tu vida Louis.
-Y nunca lo sabrás. –dijo algo enojado.
Todo lo que sobraba de camino fue un incomodo silencio.
-Llegamos. –dijo a punto de abrir la puerta.
Le tome del brazo. –No me dejes por favor, no sé si pueda soportar. –dije suplicándole. Jamás en mi vida había suplicado y menos a un hombre, pero en este momento no me interesaban algunas cosas.
-No eres como pensé _________ eres débil y frágil. –él miro mi mano en su brazo.
Una rebelde lagrima cayo por mi mejilla derecha.
-Saca ese escudo ________, eres humana, tienes sentimientos y puedes llorar. –el miro directamente a mis ojos color miel.
Él me saco del auto, pocas personas vestidas de negro, un ataúd oscuro, lluvia. Parecía un funeral de película, pero este era en la realidad.
-Tranquila, camina no te dejare __________. –Louis hablo muy cerca de mi oído.
Mis piernas temblaban. Recordé en un minuto todo lo que había vivido a mis diez años. Observe todo el lugar verde, un lugar tranquilo. Un persona alta y vestida de negro observaba entre unas lapidas mas allá. Cuando vio que lo miraba, nervioso comenzó a correr.
-¿Qué pasa? –dijo Louis hablando despacio, mientras mi padre dedicaba algunas palabras.
-Creo que vi a alguien…- dije mirando hacia donde se había ido corriendo la persona.
-Codigo 76 un intruso mirando a la familia Moore. Cierren las puertas del cementerio. –dijo hablando a su auricular.
Unos minutos más tarde estábamos rodeados de guardaespaldas. De un momento a otro vi a Claire caminar sigilosamente hasta donde estábamos.
¿Recién llegaba? ¿Y si ella fue la que estaba observando porque no sabía que éramos nosotros? Quizás me equivoque y no era un intruso ¿O sí?
CAPITULO 18
Dos semanas después…
-Siento lo de Nana. –dijo Amy, se podría decir que era mi mejor amiga.
Caminábamos por el pasillo de la escuela, llamando la atención de todos los presentes como siempre.
-Ya paso. –dije algo molesta al recordar que no estuvo conmigo cuando más la necesitaba.
Veía todos los chicos mirando nuestras piernas y nuestros cortos shorts, pero no éramos las únicas que llamábamos la atención aquí. Prontamente seria la fiesta de comienzo de año y las porristas como siempre haciendo aviso de la gran fiesta.
-¿Este año iras a destronar a la capitana de las porristas? –dijo Amy mirando a Brenda, la capitana y la única enemiga que tenía en esta ciudad.
-No, no quiero sus lágrimas de derrotas. –dije pasando por el lado de Brenda y dando un pequeño empujón.
-¿Puedes mirar por donde caminas estúpida? –dijo ella gritándome.
Di vuelta y reí con una sonrisa sínica. –Lo siento querida.
Ella me mostro el dedo del medio. Yo no lo iba a soportar.
Solo en un segundo después yo estaba encima de ella en el piso. Todos los presentes nos rodearon. Un golpe en el ojo, otro en la parte inferior del labio.
-¡Vamos _______! –escuche algunos gritos, mientras seguía moliéndola a golpes y tiradas de cabello.
Sentí unas delicadas manos en mi cintura elevándome del piso.
-¡Deja matar a esta perra! –grite con todas mis fuerzas, tratando de zafarme de su agarre.
-Cálmate. –hablo delicadamente a mi oído. Quede inmóvil.
Reconocí su voz. Louis Tomlinson.
-Vamos. –me empezó a obligar a caminar, mientras todos los demás veían inconsciente a Brenda en el piso.
Me entró a una sala vacía.
-¿Dónde tienes la cabeza _________? –dijo con la mano en la cintura, como una mujer molesta.
-Pareces mujer. –dije aguantando la risa.
-Por Dios… te preocupa que parezca mujer y no respondes. –dijo acercándose.
Reconocí la sala, aunque no era sala. Eran los camarines de mujeres. Me apegue a uno de los casilleros, mientras él se acercaba a mí.
-Peleas bien. –susurro mi oído.
Se veía tan hermoso con jeans oscuros, era la primera vez que no lo veía con su uniforme.
-Me gusta que susurres en mi oído. –dije tomando el borde de su camisa.
-A mí me gusta la expresión que pones cuando lo hago. –dijo susurrando cerca de mis labios.
-Bésame. –dije encima de sus labios.
Él agarro mi labio inferior, y comenzó a besarme lentamente. Mientras yo ponía una de mis manos en su cuello y la otra en su espalda. Sus manos recorrían parte de mi espalda.
Un tosido fingido hizo separarnos rápidamente…


Capítulo 19

-Mierda…- dije en voz alta y luego tapando mi boca, mientras veía como el profesor de biología de cruzaba de brazos.
-Señorita Moore veo que este año no quiere quedarse atrás como el pasado. –dijo mirando a Louis.
Louis solo trataba de ocultar su risa. Lo observe se veía como un adolescente ocultando algo. Sonreí con él.
-Quiero hablar con tu padre __________, él no es un chico de esta escuela. –dijo el profesor apuntado a Louis con su dedo.
-Eeem… si él es un estudiante pero todavía no puede entrar a clases. –dije caminando hacia el profesor. Si mi padre se enteraba, Louis no iba a ser el único castigado aquí.
-Tengo clases no puedo discutir esto, pero que no se vuelva a repetir. –nos miro a través de sus gafas.
Cuando quedamos solos nuevamente estallamos en risas.
-Me voy, tu padre debe estar buscándome. –dijo Louis pasando por mi lado.
-¿Te vas así? –dije, elevando una ceja.
-Si nos besamos no significa que somos algo más. Nunca seremos algo __________. –volvió a su camino, dejándome ahí parada y un poco desilusionada.
-Yo sí creo que podemos ser algo. –dije en voz alta pero él no estaba ahí para escucharlo.
Exactamente tres horas después me encontraba en mi auto camino a casa. Volver a la escuela me tendría muy ocupada. Mi teléfono había sonado todo el maldito camino, cuando por fin me vi caminando hacia la gran puerta principal de la gran mansión de Los Moore pude contestar.
-¿Qué quieres? –dije algo molesta.
-Quiero verte. –dijo Billy. Mi supuesto novio.
-Lo siento tengo cosas que hacer. –corte el teléfono.
Sentí una presencia detrás de mí. Pare mi paso en seco.
-No deberías ser así con tu novio. –dijo una voz hueca.
Me di la media vuelta. -¿Estabas escuchando Michelle? No te enseño tu madre a no meterte en las cosas de los demás ¿O necesitas manzanitas para entender?
-Yo sabía que serias así de mala persona conmigo _________. –dijo ella tocando su pecho, como dolida.
-Soy así solo con las personas que me molestan. –dije mirándola fijamente. Su cabello rubio, era un sol llameando.
-Y como veo no te molesta Louis Tomlinson. –dijo caminando más cerca de mí.
-¿A qué te refieres?
-Yo sé todo _________, gran beso en el camarín de chicas. –ella rió venenosamente.
Ella volvió a hablar. –Pero deberías saber quién es realmente Louis Tomlinson.
Ella desapareció de mi vista en menos de diez segundos. Ella quizás tenía razón yo no sé nada de Louis Tomlinson.
Cuando iba subiendo las escaleras, lo vi salir del estudio de mi padre.
-Sígueme necesito hablar contigo. –le dije seria.
Capítulo 20

Yo iba delante de él, Louis entró a mi habitación y cerré con llave, para que nadie nos interrumpiera. Por ahí podía andar Michelle, y no quería que nos viera juntos.
-¿Es necesario que cierres con llave y las escondas? –dijo mirando cómo me escondía la llave en mis pechos.
-No quiero que te escapes, necesitamos hablar. –dije seria.
-¿Qué quieres? –dijo algo aburrido.
-Dime la verdad Louis Tomlinson ¿Quién eres?
-Soy Louis Tomlinson, solo eso.
-Dime. –demandé.
El no respondió y miro hacia otro lado. Estaba segura de que algo ocultaba. Es como si él, Michelle y Claire estuvieran unidos por algo. Y no sabía que, eso era lo que más me asustaba.
Él volvió a hablar. –Soy guardaespaldas, tengo veinte años, soy hombre y no soy gay. En eso mentí para que me pudieran recibir en la agencia.
-Todavía hay algo más. –dije, dando mi peor mirada.
-Solo eso, ahora déjame ir…-pero antes de que el terminara, yo ya estaba abriendo la puerta.
-Vete. –la puerta estaba completamente abierta, para que él saliera de mi habitación.
Cuando él se fue, fui por mi celular. Me cambie los short por un vestido floreado corto y salí de la casa.
Quería tener un momento a solas conmigo misma.
Me baje del auto, vi aquel parque. Cuando era pequeña y sufría por la ausencia de mi madre, papá siempre me llevaba para pasar un momento en este lugar.
Camine unos minutos. Era un lugar lleno de arboles y juegos para niños. Habían parejas besándose. Era un lugar tranquilo para pensar. O eso creí.
Unas de las ventajas que tenía yo, era que sentía cuando alguien me miraba. En este lugar me sentía observada. Mire a mi alrededor pero nada anormal encontré.
Un viento helado apareció. Me puso la piel de gallina.
Mire hacia mi derecha. Detrás de un árbol vi nuevamente esa persona vestida de negro me que me observaba, al igual como en el funeral de nana. No podía ver su cara, estaba toda tapada. Cuando vio que lo miraba, corrió lejos. Y se me perdió de vista.
Recordé el papel que tenía nana el día de su muerte.
AHORA TE TOCA A TI __________
Camine rápidamente a donde habían personas, para sentirme más acompañada.
Marque el número de Louis Tomlinson.
Sonó una vez y contestó.
-¿Dónde estás? –dijo.
-Estoy en el parque que siempre venia con mi padre. Louis de nuevo… lo vi…- dije sin aliento.
-Quédate ahí, se donde queda. No te muevas __________.-él corto el teléfono y quede sentada en una de las bancas, esperando a que Louis llegara.


Capítulo 21

Nubes amenazadoras de tormenta se veían en el cielo. Irónico ¿No?
De lejos vi como Louis Tomlinson corría. Me paré del asiento involuntariamente. No quería que el supiera cuanto lo necesito, lo mucho que me sentía protegida a su lado.
-Ven aquí. –agarró mis brazos y me atrajo a su pecho. Se sentía cálido estar así.
Trataba de calmar las malditas lágrimas. Ni siquiera me di cuenta de que de una manera sobrenatural necesitaba a Louis Tomlinson. Él será el único que soportara estar en la familia Moore.
-Vamos a casa. –dijo besando mi cabello.
¿Por qué rayos Louis tenía que ser tan bipolar? ¿Y por qué mierda yo tenía que ser tan perra, tan insensible y estúpida a la vez?
-Quiero ir a casa. –dije mirando los árboles moverse bruscamente por el fuerte viento.
No hable nada llegue a casa, y me dormí. Mañana tendría que ir a la escuela. Pero no confiaba ni en mi propia sombra.
Llovía fuertemente en Londres, caminada por el pasillo de la escuela sola, Amy venía a lo lejos agitando sus manos.
-No creerás a quien vi. –dijo Amy llegando a mi lado.
-No puedo creer si no me has contando. –dije desinteresada.
-Por cierto vienes hermosa, me encanta cuando ocupas pantalones pitillos y esas chaquetas tan lin…- pero la interrumpí.
-¿Me dirás o no? –exigí.
-Vi a tu hermanastra Michelle con tu guar…- pero la volví a interrumpir.
-Ella no es mi hermanastra. –dije enojada.
-Eso fue lo que dijo tu guardaespaldas. Estaba con ella. Muy cariñosamente por cierto. –puse mis ojos en blanco.
Vi dos cosas a la vez. Billy venia por el lado derecho del pasillo. Y Louis con Michelle al lado izquierdo, era ahora o nunca.
-¡Billy! –grite.
Todos me miraron.
Agarré a Billy por el cuello y lo bese profundamente. Nuestro beso era agitado. Billy agarró una de mis nalgas.
-Aquí en la escuela no…- dije entre besos.
Todos nos miraban, de eso estaba segura.
Vi a Louis detrás de Billy, lo tomo del cuello. Y lo saco de mi lado.
-¿Qué haces? –dije molesta.
-Ya verás. –Louis me tomo de los muslos y me tomo en brazos, mi cabeza quedó en su espalda y mis piernas en su torso.
-¡Bájame! –grite.
Pero no hubo respuesta de él. Corrió por el gran pasillo. Hasta la puerta principal. La abrió fácilmente aunque me llevaba en sus hombros.
-¿Dónde vamos? –dije algo molesta, mirando su espalda.
-Hoy estaremos juntos. No aguantare que ningún idiota te toque. –dijo mientras sentía como abría un auto.
Me bajo al piso.
-Eres un ridículo. –dije acomodando mi ropa.
-Vete a la mierda… pero vete conmigo. –Louis me ofreció indicando con su brazo entrar al gran auto.
-Si no quieres entrar, te entró a la fuerza. – lo mire con cara de pocos amigos.
Ya me las pagaras Louis Tomlinson.

Capítulo 22

Todo el maldito camino me fui con los brazos cruzados. No quería mirar la arrogante sonrisa de Louis Tomlinson.
-¿No preguntaras a donde vamos? –dijo.
No conteste.
De reojo vi su sonrisa ilegal. ¡Él no podía hacer esto! Caería en el juego de su sonrisa. Tenía que mantener mi orgullo intacto.
-¿No me hablaras? Mmm… está bien. –paro el auto en seco.
-¿Qué haces? –mire sus ojos fijamente.
-Llegamos. –él se bajo del auto. Abrió la puerta del copiloto.
-Yo no bajare. –ni siquiera sabía dónde estábamos, pero no bajaría. No con él.
Agarro mi cintura con fuerza. Me atrajo a su cuerpo. Sentía su respiración en mi cara.
-No me hagas esto difícil. –susurro cerca de mis labios.
-¡Ya basta! Estoy cansada de tu maldito humor bipolar. Me susurras, al minuto después me tratas mal. Después eres todo un amor conmigo. Por favor…-agitaba mis manos al aire como loca, mientras caminada. Mi mirada recorrió el lugar, estábamos en la playa.
¿Louis como sabe de esta playa? No lo había notado antes, hasta que lo recordé.
Flashback
-Me harás una promesa. –dijo ella sentada en la arena de mi playa favorita.
-La que quieras mami. –dije mientras la abrazaba, solo era un pequeña con nueve años.
-Siempre debes luchar por tus sueños. –el viento marino hacia que sus cabellos castaños volaran.
-Mi sueño es tenerte a ti y a papi juntos por siempre. –nos volteamos a ver como papá venia todo empapado de agua salada del mar.
Fin del Flashback
Mis ojos se llenaron de lágrimas, nunca podre ser feliz. Porque ella se fue…
-¿Cómo sabias sobre este lugar? –dije con los ojos llenos de lagrimas, mirando las olas.
-Se todo de ti. –sentí su presencia cerca de mi espalda.
-¿Qué mierda quieres de mi Louis Tomlinson? –seguí mirando las olas.
Pero se quedo en silencio.
-El silencio otorga Louis…
-Quiero hacer algo. –dijo mirando el mar, pegándose a mi espalda.
-¡No pongas a tu amigo en mi trasero! –dije molesta al sentirlo.
-No seré como Billy, él no te respeta ni tú te haces respetar.
-¿Y te importa que no me haga respetar?
-La verdad no… porque no eres nada mío. –el me miro haciendo una mueca de desagrado al mirarme.
-Tengo frio. –dije sobándome los brazos con mis manos.
-____________ vamos al auto. –caminamos con una distancia prudente, creo que ninguno de los dos quería estar aquí en ese momento.
Un celular comenzó a sonar, y estaba completamente segura que no era el mío.
Louis cautelosamente sacó su sonoro celular del bolsillo.
LLAMANDO AMOR M.
¿Amor M? ¿Qué significaba? ¿Amor maniático? Reí por mi pésima broma interna.
-¿Quién era? –dije al ver que solo miro la pantalla de su celular.
-N..no nadie. –me miro inocentemente.
Mordí mi labio inferior, una de las mejores armas que tenia la mujer era seducir. Y seducir para sacar la verdad.
Puse mis dos manos en su cuello, impregnado de perfume. Mire sus ojos azules atentamente.
-Solo quiero una cosa Louis. Bésame. –tome la iniciativa, nuestros labios se juntaron en un necesito y deseoso beso. Sus manos tomaron mi cintura. Él era varios centímetros más alto que yo. Me puse de puntitas.
-¿Me dirás quien fue? –le dije entre besos.
-Era mi hermana.- Dijo el muy mentiroso. Yo sabía que era otra persona. mordí sus labios fuerte.
Un grito salió de su boca. -¿Estás loca? –toco su labio sangrando. –Eres salvaje __________.
De repente sentí la arena en mi cabello. Estaba en la arena, con el encima. Sus besos bajaron a mi cuello. ¿Qué estaba haciendo? Pero seguí su juego, tomando su camisa entre mis manos. ¿Cómo terminaremos Louis? ¿Qué pasa entre nosotros? ¿O solo es una maldita atracción de guardaespaldas a protegida?


Capítulo 23

Después del incidente en la arena, no hablamos más. Llevábamos tres días sin dirigirnos la palabra, somos unos totales desconocidos. Pese a que ese día no hubo más que un beso en el cuello.
Después de un asqueroso día en la escuela, llegue a casa con Amy para prepararnos. Billy haría una fiesta en su casa y toda la escuela estaba invitada. Me escaparía de casa, papá en estos días andaba muy paranoico con que algo iba a pasar.
-Babosadas. –dije respondiéndole la pregunta a Amy sobre lo paranoico que estaba mi padre.
-Quizás Richard tiene razón, tu sabes afuera hay muchos peligros. –dijo mirando el vestido rojo que tenia entre mis manos.
-¿Qué paso con Amy? ¿Dónde la llevaste? Has madurado amiga. –reímos juntas.
Tocaron la puerta de mi habitación.
-¿Y si es tu guardaespaldas? –dijo en un susurro Amy.
-Dile que me estoy bañando, para dormirnos. –dije entrando al baño a esconderme.
Sentí como Amy hablaba con Louis. Cuando sentí la puerta cerrarse salí nuevamente hacia mi habitación.
-¿Qué dijo? –le pregunte.
-Dijo que no saliéramos, que recuerdes que tu padre dio esa orden. Solo eso.
Salimos sigilosamente por el pasillo, mirando a todos los alrededores. Pero todo estaba desierto. De repente una puerta sonó, era la habitación de Michelle. Nos apegamos a la pared, vi como Louis salía de la habitación de Michelle, ella solo traía ropa interior y no precisamente ropa de una señorita. Las ganas de gritarle perra a la cara me hacían hervir de la rabia. ¿Amor M.?, Louis en la escuela acompañándola. Ahora todo calzaba a la perfección.
Llegamos al auto, estaba un poco frustrada por haber visto a Michelle y a Louis. A veces quisiera olvidar ciertas cosas.
-¡Hoy nos emborracharemos a morir Amy! –dije subiendo la música.
Cuando llegamos a la gran casa de Billy movía mis pies rápidamente, nerviosa. Quiero estar en peligro, quiero beber y quedar indefensa. Quiero que me hagan daño. Así tenía una excusa maldita para llamar al idiota de Louis Tomlinson.
-___________. –Billy fue a saludarnos.
-Hola. –dije. Amy miraba hacia todos lados buscando algo.
-¿Qué buscas? –le pregunte.
-Quiero sentarme. ¿Billy donde puedo sentarme? Estoy muy cansada. –Billy nos llevo cerca de la pista de baile. En esta fiesta no había descontrol. Y yo quería descontrol, eso se solucionaría en unos momentos.
-¿Tienes alcohol? –le pregunté a Billy.
-Les traigo enseguida.
-__________ solo prométeme que no tendremos un orgía si empiezas con tu descontrolada noche. –dijo Amy.
-¿Una orgía? ¿Bromeas? No soy tan perra. –me gire y vi como Michelle bailaba en medio de la pista de baile.
-¿Y esta que está haciendo aquí? –dije molesta.
Amy se encogió de hombros.
Billy trajo dos vasos con cerveza, en menos de dos minutos las había bebido.
-¿_________ estás bien? –Amy me acariciaba el cabello, mientras yo miraba atentamente cada movimiento de Michelle.
-¡Quiero matarla!
 Capítulo 24

-¡Quédate donde estas! –cuando ya estaba de pie, alguien había tomado mi mano tirándola fuerte.
-¿Qué quieres? ¡Yo la odio! –era más que notorio que estaba celosa. Y no tenía porque estarlo.
-Ven conmigo. No le hagas nada malo, ella quiere disfrutar la fiesta y nosotros también podemos hacerlo. –miro directamente mi escote pronunciado. –Solos.
En las películas siempre los antagonistas decían que era dulce la venganza. Ahora lo creía si era dulce la venganza ¿Por qué lo digo? Porque Louis Tomlinson venia entrando por la puerta principal de la casa de Billy.
Tome la mano de Billy aceptando su invitación.
-___________ ni se te ocurra. –Amy me advirtió.
-Muérete. – le mostré el dedo del medio a mi mejor amiga Amy.
Pase por el lado de Louis Tomlinson, él estaba con su traje de guardaespaldas impecable, su perfume… Dios mío.
Solté la mano de Billy, mi racionalidad había vuelto a mi cuerpo. –Creo que me voy. No me siento bien, estoy mareada.
-No te vayas, mejor vamos a mi habitación y yo te cuido como en los viejos tiempos. –hablo cerca de mi oído.
Comencé a caminar hacia la puerta principal. –Lo siento Billy necesito ir a mi casa.
Me recosté en el capo de mi auto, mirando el cielo nublado de Inglaterra.
-¿Te he dicho que tienes lindas piernas? –alguien hablo.
Me enderecé rápidamente. Sus cejas enarcadas pedían una explicación de algo que había cometido.
-Lo sé, estuvo mal salir. Si mi padre se entera de que vine a la fiesta te juro que le cuento lo tuyo con Michelle. –dije algo molesta, ella me molestaba, es tan perra, tan sínica, tan Michelle.
Él rió sin ánimos. -¿Yo con Michelle? __________ nos conocemos hace algunas semanas, no soy de esos que están con una chica con tan solo conocerla algunos días.
-Me explicaras ¿Qué hacías en su habitación esta noche? –ahora yo pedía una explicación.
Sus ojos azules se abrieron. Tosió y miro hacia el cielo. Seguro que estaba pensando alguna excusa para darme.
-Estás celosa. –el rió nuevamente sin ganas.
-¿No me contestaras? Genial. Pero solo un consejo ocupa condones, tú no sabes qué tipo de infección tiene Michelle. –le guiñe el ojo burlonamente.
Él quedo en medio de la calle donde los autos estaban aparcados, camine hacia mi auto. Maneje con rabia, llegue a mi casa, las luces estaban todas apagadas.
Saque mis tacones para no llamar la atención con el ruido. Camine por el salón, mire hacia atrás esperando ver a alguien ya que sentía que alguien iba cerca de mí.


Capítulo 25

Detuve mi paso. Con un pie en el primer escalón de las grandes escaleras de mármol y otro pie en el piso del salón. Todo estaba oscuro, pero sentía su respiración caliente cerca de mi cuello.
-¿Deseas algo Louis? –susurre.
-¿Cómo sabías que era yo?- susurro en mi oído. Y se apego más a mi cuerpo.
-Porque…. Mmm ¡Eres el hombre más bipolar que he conocido en mi vida y tu perfume es indescriptible! –él tomo mi brazo y me volteo, para quedar frente a su rostro.
Involuntariamente cerré mis ojos. No pienses irracionalmente ____________. Recuerda que él y Michelle tienen algo.
La noche de Londres estaba nublada, anunciando una horrible tormenta, solo una pequeña claridad de la luz del jardín entraba por las ventanas del gran salón.
Louis seguía al frente de mí. Veía como su pecho se levantaba con cada respiración. Su cabello castaño estaba algo desordenado, y su traje de guardaespaldas había desaparecido, dejando a un chico normal frente a mis ojos.
-¿Cómo llegaste tan rápido a casa? –dije recordando lo que había pasado hace unos minutos atrás en el aparcamiento de la fiesta de Billy.
-Tengo mi magia. –entre la oscuridad vi como me guiño el ojo.
-Saca tu magia fuera de mi vista, tengo sueño quiero dormir. –volví a pone un pie en el primer escalón pero Louis volvió a tirarme del brazo para ponerme frente a él.
-¿Qué quieres? Dime y hare lo posible por hacerlo. – instantáneamente me arrepentí haberlo dicho.
-¿Estás segura? –sabía que tenía una sonrisa arrogante en sus labios.
-Louis déjame ir a la cama. –perfecto ____________, puede mal entenderlo. –Quiero ir a mi cama. –marque la voz en Mi.
-Vamos juntos. –tomo mi mano.
¿Qué? No, no y no. ¿Qué pasa contigo __________? Tú lo deseas pero yo quiero un amor verdadero. Yo quiero sentir amor por alguna vez en mi vida.
-¡Suéltame! –mi voz resonó por toda la gran casa.
Louis me tapo la boca con su mano. –Shhh…-susurro nuevamente en mi oído.
Louis me tomo los muslos, comenzó a subir mi vestido. Ahogué un grito.
-¿Qué mierda te pasa Louis Tomlinson?
 CAPITULO 26
Las luces de la casa se encendieron.
-¿Qué pasa aquí _________? –Mi padre y las dos perras bajaban las escaleras alarmados.
El nerviosismo inundo el gran salón. Louis me tenía apegada a la pared de las escaleras con el vestido hasta el nivel del trasero, con sus manos en mis muslos.
Papá quedo paralizado unos escalones arriba de nosotros. Louis me bajo de sus brazos y su rostro se ruborizó. Claire abrió su boca y la tapo con su mano enseguida. Y Michelle enarco sus cejas y puso una sonrisa burlona.
-Mierda. –dije con un tono de voz bajo.
-¿Qué paso aquí _________? –papá estaba algo molesto.
-¡Papá!- corrí a sus brazos. –Córrelo papá, no lo quiero de guardaespaldas. Tengo miedo. –Esto no era del todo mentira, no quería a Louis en mi casa, algo de él me da miedo sobre todo ahora con lo que acababa de pasar.
Michelle ahogó la risa. Claire le guiño el ojo. Estas en algo andan, y juro que lo averiguare. Solté a mi padre que seguía molesto mirando a Louis Tomlinson.
El rostro de Louis era inexpresivo, su cabeza estaba en alto.
-Recuerdo que exigí a un hombre guardaespaldas homosexual para mi hija. –dijo duramente mi padre.
-Richard deberías correrlo de nuestra casa. –hablo Claire.
¿Nuestra casa? Creo que se está tomando atribuciones indebidas.
-Llamare a tu jefe ahora mismo, hare lo posible para que tu vida sea un infierno Louis Tomlinson. Quemare la agencia de guardaespaldas si no te hacen pagar lo que le hiciste a mi _________ ¡Trataste de violarla maldito! –tome a papá del brazo, el ambiente estaba muy tenso.
-Richard… –Louis no siguió hablando, porque me puse frente a él nuevamente.
-¡Lárgate de aquí! –le grite y salí corriendo escaleras arriba hasta mi habitación.
Escuchaba el escándalo de gritos e insultos que había en el primer piso.
-¡__________ es una zorra! –escuche como gritaba Michelle.
Sentí un vidrio quebrarse. Me saque el vestido y me acosté en la cama, con el almohadón me tape la cabeza para que nadie viera ni me oyera llorar.
Yo sabía que no era una santa, sé que no soy buena persona. Pero merezco que alguien me ame no por mi cuerpo o por tener sexo si no que quería a alguien que me amara por como soy. Pero soy una mierda, las cosas tienen que cambiar. ____________ Moore tiene que cambiar.

CAPITULO  27
Una lluvia como diluvio caía en la ciudad de Londres. Hace dos meses que Louis Tomlinson se había ido. No lo había visto desde esa última noche, el invierno llego y aquí estoy en mi habitación mirando por la ventana.
Ya no tenía guardaespaldas, pero me amarraron a Michelle. ¡La odio! Estúpida oxigenada. Claire y mi padre tenían planes de casarse para esta primavera. Billy y yo éramos novios suena hermoso ¿Pero lo es realmente cuando no sientes nada por él? Y por último mi mejor amiga Amy está embarazada. Tiene cuatro semanas.
Mi celular sonó, conteste.
-No digas nada, no digas que soy yo. Te estoy observando, estás en tu habitación. Seré como tu romeo subiré hasta tu balcón y te besare. –Sin querer una sonrisa se posiciono en mis labios. Escuchar su voz después de dos meses era algo emocionante y peligroso para mí.
Él corto la llamada.
Mi pijama de pantalones y blusa polo era mata pasiones. Reí cuando me mire al espejo. La ventana sonó y lo vi. Era un chico normal mojado esperando a que la chica abriera la ventana.
Me puse seria.
-Me debes más de una explicación. –dije abriendo la ventana.
-Te tene nemos que ha ha ha blar. –dijo castañeando sus dientes.
-Wow que inteligencia Louis. Ven aquí. –acomode una manta en su espalda. Él tomo asiento en la orilla de mi cama deshecha.
-Lo siento…- comenzó a hablar. –No debí hacerte eso, tú eres tan hermosa __________, fui un estúpido al dejarme llevar por las hormonas.
-No eres un adolescente Louis. – lo interrumpí.
Él se saco la manta y camino por la habitación hasta la ventana. Y volvió hacia donde estaba.
-Necesitas saber la verdad. –Louis puso sus manos en su rostro, frustrado.
-Di lo que tengas que decir. –dije seria. Esto algo tenía que ver con lo que había pasado esa noche.
-Yo fui novio de Michelle. –después que lo confeso un silencio invadió la habitación.
-Continua. –dije sabiendo que algo más había.
-Claire… Claire no ama a tu padre.
-Dime algo que no sepa. Sé que tuviste o tienes algo con Michelle, y Claire es como una caza fortunas. – me detuve. –Pero quiero saber la verdad, pero la verdad de ti.
-Prométeme que no me dirás que me aleje de ti __________. No quiero que te arrepientas.
-Vamos dilo, no me arrepentiré. –dije mirando sus ojos azules llameantes.
CAPITULO 28
Algo explicito en sus ojos azules me decían que Louis Tomlinson estaba en problemas, graves problemas.
-¿Has hecho alguno promesa y no puedes romperla porque está en juego la vida tuya y la de tu familia? –empezó Louis. Yo negué con la cabeza.
-Bueno yo nací en Doncaster, creo que ya lo sabías. En mi adolescencia comencé a tener malas juntas, un día conocí a Michelle, a los meses nos hicimos novios. Conocí a su familia y a la tuya…- él me miro con un rostro de disculpa.
Ahora todas mis sospechas me daban la razón.
-Explícate por favor. –dije seria.
-__________ el padre de Michelle y esposo de Claire es el jefe de la agencia de guardaespaldas para la cual trabajo. _________ tengo miedo de lo que te pueda suceder, tú no sabes las cosas que está metido tu padre.
Lo que Louis no sabía era que estaba algo al tanto de lo que hace mi padre, él no es de los buenos. Al contrario, ha matado a gente en su vida y eso algún día lo pagaría. Un precio de todo eso lo pago mi mamá.
Louis volvió a hablar interrumpiendo mis pensamientos. –Ahora ________ tú eres como un cristal, todo te puede hacer daño, trata de no acercarte a Claire y a Michelle. Tu padre pagara todo lo que ha hecho, si puedes arrancarte de tu casa hazlo… yo jamás te dejare. No ahora, no puedo hacerte daño, no puede dañar a alguien que quiero. –su mano acaricio mi desordenado cabello castaño. Louis Tomlinson sonaba sincero y me lo demostraba.
-Lo más importante ___________ es que nadie se entere de que hablamos, todas los días a media noche vendré, deja tu ventana abierta. – el se paró de mi cama, tomo mis mejillas y me dio un corto beso en los labios. Eso fue sorpresivo.
Vi como poso sus pies en el balcón y desapareció. Estaba algo aturdida. La puerta de mi habitación sonó.
Mi padre entró.
-¿Qué haces todavía en pijama? –dijo alegre. No soy muy buena para ocultar lo que siento, por eso mis cejas estaban enarcadas.
-Nada. –dije cortante.
-¿Con quién hablabas tan seriamente? –dijo curioso.
-Hablando por teléfono.
-¿Con quién? –preguntó tratando de sonsacarme información.
-Con Billy. –dije segura.
Él me miro serio y después rió. -___________ Billy está abajo esperándote para salir. –después de decirme eso salió de mi habitación con pasos de saltitos.
Pese a todo lo malo que hacia mi padre, él no era malo conmigo. Él me amaba, y me consentía en todo. Aunque últimamente __________ Moore había cambiado algunas cosas en su vida. No todo en la vida puede ser fiestas, sexo, y compras.


CAPITULO 29
Sin ni siquiera quitarme el pijama baje a ver al estúpido de Billy. Me exaspera su presencia, odio su rostro y su ego y por sobre todo odio estar con él sin quererlo.
-Hola Billy ¿Qué quieres? –dije cuando ya iba en el tercer escalón.
-¿Qué paso con la diva que llevas dentro __________? Podrías bañarte, maquillarte. –Billy rió.
-No me causa gracias Billy y no hagas el ridículo en mi casa. Vete no quiero salir hoy, no quiero estar con nadie.
Solo con Louis. Respire profundamente al pensar en él.
Billy formo un puño con su mano derecha, respiraba agitadamente tratando de controlarse.
-¿Por qué no quieres salir conmigo? –dijo cerrando sus ojos con fuerza.
Una luz como flash de cámara me hizo saltar de la sorpresa, truenos. Genial es como una película de terror. Mire como Billy trataba de controlarse. Sus ojos verdes llameaban con fiereza. Su cabello rubio era algo raro. Daba terror tenerlo en un día de tormenta, en mi salón y solos.
-Mejor vete Billy. –me sobé la nuca.
-Nosotros tenemos una conversación pendiente ____________ Moore. –me advirtió señalándome con su dedo índice.
Cuando salió de mi casa por la gran puerta principal, otro trueno retumbó. Terrorífico ¿no?
Iba subiendo las escaleras de dos en dos, mi padre y Claire tomados de la mano salieron de la casa sin despedirse. Significaba que estaba sola en mi gran casa con una tormenta. Si quedarme sola en casa hubiese ocurrido hace tres meses atrás, estaría llamando a toda mi escuela para que vinieran a una fiesta. Pero ya no soy la misma ____________.
Las luces comenzaron a pestañar, en unos segundos todo estaba oscuro. Eso que era pasadas de las una de tarde, pero la tormenta ayudaba a que todo estuviera más oscuro. A penas fui capaz de llegar a mi habitación, otro trueno retumbó.
Una sombra peculiarmente conocida estaba apoyada en mi escritorio ordenado y limpio y tontamente rosado y blanco como toda mi habitación. Reconocí su cabello desordenado, sus piernas tonificadas y su ropa. Louis Tomlinson. Reí para mis adentros.
-¿Qué haces aquí? –le dije en su oído.
-Te había escuchado venir, creo que se fue la luz y estamos solos. –él se dio media vuelta para quedar frente a mí.
-Primero tienes muy buen oído, segundo si se fue la luz y tercero estamos completamente solos. –enumere con mis dedos.
-Y vino Billy. –Louis me miró sin sorpresa alguna.
-Por eso volví, no quería dejarte con él. Billy no me gusta ___________. –dijo serio.
-¡Estas celoso! –le grité y lo abracé.
-Nosotros no somos nada __________, creo que sigue esa tensión de que tú eres mi protegida y yo solo tu guardaespaldas. –él miro hacia la ventana mientras las gotas de lluvia caían.
-Louis no puedes negar que desde la primera vez en que nos vimos hubo una maldita atracción. Eras tan prohibido, estabas tan cerca de mí, eras tan gay. –me reí por mi último comentario.
Él puso sus manos en mis caderas, cuando hizo eso un cosquilleo que no sentía hace mucho recorrió mi columna vertebral.
-Debemos ir lento, y luego ponerle un nombre a toda esta maldita atracción. –me miró a los ojos y elevo sexymente su ceja.
CAPITULO 30
-¿Un nombre? Esto no necesita un nombre para que sea perfecto y verdadero. –dije tranquila.
-Pero necesita ir lento. Recuerdo cuando mi mamá me decía que todo lo que empieza rápido, termina rápido. –dijo Louis con un sonrisa recordando las palabras de su madre.
Mire hacia abajo, él seguía con sus manos peligrosamente en mis caderas. Tome aire.
-_________ necesito terminar algo que deje inconcluso. –dijo él, tocándose el cabello alborotado.
-Te irás. –hice un puchero y me abracé a su pecho.
-Dije necesito hacer algo que deje inconcluso. –me tomo el mentón y beso mi mejilla. Después se fue acercando a mis labios. Su lengua se precipitó a mi boca. El movimiento de nuestros labios era apasionado.
Subí mis manos a su cuello, él me apegó más a su cuerpo. Sus manos bajaban de mi espalda a mi nuca. Toque el borde de sus pantalones. Me arrepentí de hacerlo a los segundos después. Louis introdujo su mano en mi abdomen, reí por las cosquillas que me hizo y separamos nuestros labios.
-Me encanta cuando ríes. Me encanta tu cabello, la forma de tus ojos. Amo tu carácter de mierda y cuando eras tan puta hace unos meses atrás. Amo tu cambio de ahora y también amo a la otra _____________. –La luz de mi habitación pestaño y prendió nuevamente.
-¡Por fin estúpida luz! –pero volvió a pestañar y todo quedo oscuro nuevamente. Reímos.
-Creo que las estrellas del universo están en contra de que la luz llegue. –dijo él y se acercó a mi oído y susurró coquetamente. –Quiere que estemos a oscuras.
-¡Eres un zorro! –caminé hacia mi closet y dije. -¿Puedes alumbrarme con tu Iphone por favor? –él caminó hasta mi lado.
-¿Quieres salir a comer? –dijo Louis después de estar dos minutos en silencio, mientras yo buscaba algo para ponerme.
-Claro, solo espera un momen…-pero no termine de decir la frase caí al piso con una caja de zapatos.
-¿Cuántos pares de zapatos tienes _________? –dijo Louis riéndose mientras estaba en el piso.
Me encogí de hombros, él negó con la cabeza.
La luz llegó nuevamente y yo seguía en el piso. Louis me ofreció su mano. Pero por una mala maniobra él cayó encima de mí. Nuestras risas sonaron nuevamente por toda mi habitación.

-Ves las estrellas del universo están a nuestro favor. –dijo.
-¿No que estaban en contra? –me reí.
-_________ si llegara tu padre en este momento pensaría que estamos haciendo cosas sucias y me mataría por estar aquí. –dijo algo incomodo.
-Entonces córrete. –lo esquive hacia un lado.
Cuando ya estaba bañada, vestida y maquillada salí del baño. Louis movía sus pies intranquilamente. Me miró de arriba hacia abajo cuando salí por la puerta.
-Nunca me cansare de decirlo, eres tan bipolar ___________. –dijo.
-¿Qué? –subí mis manos con inocencia.
-Estabas con pijama hace unos minutos y ahora con un vestido rojo que me hace mandar todo a la mierda y hacerte mía en este preciso instante.
Capítulo 31

Extrañaba a Louis Tomlinson, hace una semana no lo veía. Todas las noches como habíamos quedado, diariamente él venía a verme. O a solo darme las buenas noches. Pero hace una semana no se aparecía por mi ventana, la fría noche parecía un congelador sin su presencia.
Desperté por los malditos y huecos gritos de Michelle. Tome mi blanca y costosa toalla y caminé hacia mi baño. El agua caliente hacia cosquilleo a mi cuerpo frío por aquel invierno.
Me puse mis tacones, mis jeans blancos ajustados y salí a tomar mi auto.
Llegue a la escuela, estaba aún vacía. Antes no acostumbraba a llegar temprano siempre quería que todos los estudiantes vieran mi entrada triunfal.
Mis tacones hacían eco por todo el pasillo, solo algunos estudiantes se daban vuelta a mirar mi caminar. Michelle y su grupo de huecas, estúpidas, perras y mierdas de personas iban pasando por la entrada de la escuela. Gire mi rostro hacía el lado contrario.
Amy y su hermoso vientre de cuatro meses de embarazo me esperaban fuera de la oficina de los profesores.
-__________ creo que me tienes que explicar porque no quisiste contestarme tu celular anoche. –dijo Amy.
Ella también había cambiado. Creo que muchas veces yo influenciaba en su comportamiento, como también influenciaba a toda un escuela de la zona alta de Londres. Pero también su embarazo le hizo reparar todos esos años de descontrol, sexo, alcohol y su estúpido comportamiento de chica rosada como yo.
-Tenía sueño y me fastidia que me llamen, me pongo de mal humor. –dije inclinándome de hombros.
-Mmm… tienes razón gracias por no contestar entonces. No deseo pelear contigo. –ella rió.
Rodeé mis ojos. Tome mi bolso y seguimos caminando en silencio.
A lo lejos vi a Billy, su rostro de pocos amigos me puso de mal humor enseguida.
-Amy anda a clases, dile al profesor que me sentí mal. Mejor dicho cúbreme. –dije mirando a lo lejos como Billy me hacia una seña para que fuera a su lado.
-_________ me gustas cuando estas tranquila y no haces maldades cuídate. –dijo despidiéndose.
Billy camino hacía el aparcamiento de la escuela. Un fuerte y helado viento agito mis largos cabellos castaños. Me sobé las manos.
-Billy tenemos que hablar. –empecé diciendo.
-__________ has cambiado mucho, no me gusta tu cambio. Quiero a esa antigua chica popular. –dijo con voz de mando.
-Billy tú y yo no tenemos nada en común. Quizás hace meses nos podíamos parecer en algo pero ahora en nada. –subí la voz en la palabra nada.
-¿Por qué lo dices? ¿Lo dices porque te gusta tu ex guardaespaldas? Te vi _________ Moore, Louis Tomlinson te visita en tu propia habitación. Tú no me puedes ocultar cosas querida __________ desde hace mucho tiempo soy tu sombra. –dijo amenazante.
-¿Quién crees que eres para decirme que eres mi sombra? Jamás lo serías ni lo serás y sobre el maldito de mi guardaespaldas, yo no sé nada de él hace mucho tiempo. –mi garganta dolió cuando dije maldito. Tenía que seguir ocultándolo.
-¡Por favor! No me hagas quedar como idiota yo sé lo que vi y vi a Louis Tomlinson entrando a tu casa. Después los vi salir juntos a un restaurant al más costoso de Londres y todas las noches él te visitaba pero te dejo sola e indefensa hace una semana. ¿Qué diría tu mafioso padre cuando se entere que lo estás viendo a solas __________?
-No te metas en esto Billy tú sabes muy bien de lo que soy capaz de hacer. Le hice la vida imposible a nueves guardaespaldas, golpeé a Michelle, Y corrí de mi casa a Louis. No querrás saber que podría hacer contigo. Y como tú dices mi padre es un mafioso, ten cuidado por donde caminas Billy. –di el contra golpe. Sabía que era una mentira, mi padre no era mafioso, solo mato a un par de personas. ¿Pero a quien mierda le quiero mentir? mi padre es uno de los peores mafiosos aquí en Londres. Muchas cosas van saliendo a luz este último tiempo.
-Ten cuidado tú _________. –él rió macabramente y camino nuevamente hacia la entrada de la escuela.
-¿Sabes que maldito? ¡TERMINAMOS, TEN CUIDADO BILLY! –grité.
Estaba furiosa, si mis deducciones eran correctas todos me respetaban porque era la hija de un estúpido mafioso.
Algo molesta mire a mí alrededor. No podría entrar a clases de biología el profesor me odiaba. Algo llamo mi atención, en un árbol cerca de mi auto estaba esa persona, la persona de vestimenta negra y encapuchada.
Esta es mi oportunidad.
-¡Hey tú! –grité.
La persona misteriosa me miró y con ojos alarmantes empezó a correr. Si seguía con mis dotes físicos podría seguirla y correr más fuerte que esa persona.
-¡Hey! –corría rápidamente detrás de la persona. Su figura es como una mujer, sus caderas, su forma de correr, pero lo más importante su anillo de compromiso.


Capítulo 32

Cuando pase por la puerta principal de mi casa, tomé mis tacones y los lancé lejos. Había corrido mucho persiguiendo a esa mujer. Sí, porque la persona misteriosa es mujer.
-Hola princesa. –papá venía de la cocina con un café en sus manos.
-Hola. –contesté cansada.
-¿Qué tal tu día? –dijo mirando mis tacones esparcidos en el piso.
-Se podría decir que cansador. –hice una mueca con mis labios.
Mi padre se sentó en su cómodo y grande sillón. Nos quedamos incómodamente en silencio.
Mi celular sonó, haciéndonos sobresaltar. Mire la pantalla, número privado.
Pase la lengua por mis labios, estaban secos y contesté.
-Hola, diga. –dije dura.
-Necesitamos hablar. –su voz también era dura. Louis Tomlinson.
Rápidamente tome mis tacones y corrí escaleras arriba mientras mi padre quedaba con un rostro confuso.
-_________ ten mucho cuidado. Richard y tú están en peligro. No me perdonaría si te pasara algo. Billy le llevo el cuento a Michelle de que tú y yo nos estamos viendo a escondidas. –dijo todo de prisa. Haciendo un conteo caótico.
-Hey ¿Cómo lo haces tú para saber todo? –dije algo normal, algo que no era precisamente correcto en ese momento.
-_________ no estoy jugando. Ten mucho cuidado, cuando te fuiste de la escuela ¿Alguien se siguió? –dijo como adivinando las palabras que le iba a decir.
-¿Cómo lo sa…? –pero me interrumpió.
-Toma tu auto y anda a la calle Collister 300. Estaré esperándote, por favor amor cuídate. –me cortó.
Sonreí cuando recordé la forma en que me dijo amor. Su voz era tan sexy, tan misteriosa, una voz que me aprontaba problemas y no me importaba tenerlos porque sabía que él me protegería porque seguiría siendo mi guardaespaldas pero con privilegios, su voz sensual que te elevaba al cielo y ahí quedabas hablando con los ángeles.
Reaccioné moviendo mi cabeza haciendo agitar mis largos cabellos, me miré al espejo. Tome unas zapatillas vans cómodas y salí.
-__________ hoy tenemos una cena importante de familia. Por favor no llegues tarde. –papá me avisó mientras tomaba las llaves de mi auto.
No dije nada y salí. Tomé con toda velocidad la carretera en dirección al centro de Londres. Nubes negras se acercaban desde el norte. Miré el cielo.
-¡Maldición! ¿Dónde está la calle Collister? –hablaba para mí misma mirando hacia todas partes.
En una calle algo pintoresca y alejada de la carretera vi un letrero “COLLISTER” Bingo pensé. Estacioné mi auto y camine buscando la casa número 300. Cuando di con ella, revoltosas mariposas aletearon en mi estómago. El fuerte viendo de Londres hizo ponerme la piel de gallina. Toqué el timbre.
Su vestimenta era de un chico normal de 20 años, se notaba que Louis tenía un buen sentido de la moda. Su cabello castaño alborotado y sus ojos azules llameantes llamarían la atención de cualquier perra. Pero el es mío, lo dije desde la primera vez que lo vi y lo diré el último día de mi vida.
Levanté una ceja sexymente, él me atrajo a su cuerpo y me dio un pequeño besos en los labios. Cerró la puerta detrás de mí, el interior de la casa era hermosa. Las paredes azul marino, televisor pantalla plana, sillones claros.
-¿Casa de soltero? –dije riendo.
-Creo que solo me quedan horas para ser soltero. –me abrazó por detrás. –Necesitaba tenerte a mi lado para protegerte. –susurró en mi oído, inconscientemente cerré mis ojos.
-¿Qué querías hablar conmigo? –dije recordando a lo que venía. –No puedo estar mucho tiempo, mi padre me estará esperando para una cena importante.
-Creo que Richard tendrá que esperar. Necesitamos hablar muchas, una de ellas es que no estás segura en tu casa, solo estás segura a mi lado. Tengo mis contactos aún en la agencia de guardaespaldas, planean la muerte de Richard.
Abrí mis ojos verdes lo que más pude, tape mi boca. -¿Estas jodiendome o es verdad? –dije en un susurro.
-Me temo que esta no es una broma amor. La venganza empezó. Y tú serás una de sus víctimas. –Tomó mis manos.
Capítulo 33

Un escalofriante aire pasó por mi columna vertebral. Miré sus ojos fijamente, puse mis manos en su torso. Él me tomo por los hombros y me abrazó fuertemente.
-No dejare que nada te pase, siempre seré tu guardaespaldas __________. –dijo. Beso mis labios, tomo mi nuca y seguimos besándonos.
Dos minutos después seguíamos besándonos, mis manos recorrían su torso, pasé mis manos por debajo de su sweater gris, el toco el hueco entre mis pechos. Creo que esto no terminara solo con un inocente beso. Yo quería que terminara en algo más.
Hace meses que no tenía relaciones sexuales con un hombre, y ahora a quien más deseaba era a Louis Tomlinson.
-¡Para! –dije al sentir un ruido en la ventana. Me separé un poco de su cuerpo.
El cielo estaba gris y la noche estaba llegando. Nuevamente el ruido en la ventana, me acerqué lentamente. Pero solo era el maldito viento, suponía que podría ser el viento. Los árboles del patio trasero de Louis se movían fuertemente.
Me di media vuelta y Louis estaba sin su sweater ni su camisa. Mi boca amenazó con caer directo al piso.
-¿Qué haces así Louis? –dije sin aire.
-Quiero terminar lo que estábamos empezando. –caminó nuevamente hacía mí. Sus manos nuevamente se posaron en mi cintura y acarició mi espalda. Sus besos eran algo tan adictivo, una vez que los probabas no podías escapar de ellos.
Pase mis manos por su tonificado torso desnudo y dorado. Su lengua jugaba con la mía, lentamente bajo a mi cuello. Lo succiono sexymente, sabía que eso quedaría morado como un chupón pero todo pensamiento racional se fue de mi mente cuando con sus manos toco mi duro trasero.
¡Vamos ________ Moore, vuélvete perversa como la de antes!
-Si quieres jugar, juguemos. Querido guardaespaldas. –dije excitada.
-Juguemos amor. –susurró en mi oído. –Te amo _________ Moore.
Me acercó más a su cuerpo, sentí su miembro masculino erecto. Tenía tantas ansias de tenerlo encima de mí, nunca había sentido esto por nadie. Ya no era una obsesión por tener algo prohibido, ahora era enamoramiento.
Tomo el borde de mi camiseta y la comenzó a sacar, miro mis pechos solo cubiertos por mis corpiños negros de encaje. Tomé la iniciativa y tome el botón de sus jeans ajustados. Bajé la mano y toqué su miembro erecto. Sonreí perversamente.
-No me hagas sacarte con los dientes tus jeans, soy peligrosa. Puedo morderte. –dije.
-Haz lo que quieras conmigo, lo hiciste desde el primer día en que me viste y lo harás siempre. –subió una ceja.
-Entonces ¿Qué esperamos? Quiero sentirme mujer por primera vez en mi vida. –dije.
Sus dedos tocaron mis labios hinchados por sus fogosos besos. Tomo mis muslos y me subió a su cadera. Reímos mientras caminaba rápidamente a donde creía era su habitación. Pero me equivocaba. Era su cocina. Reí y negué con la cabeza.
Inclinado de hombros dijo. –Tengo una fantasía sexual, si iba a estar con la mujer que amo quería hacerlo en la cocina.
Sin decir nada con mi boca di autorización a hacer todo lo que quiera conmigo al tirarme sobre él y caer al piso juntos.
Saque sus jeans lentamente, su pecho estaba agitado y con sudor. Pase mi lengua por su vientre marcado. El tomó mis jeans y los bajó tocando cada lugar de mis piernas. Después de eso sus manos se posaron estratégicamente cerca de mi parte intima.
Después de cinco minutos llenos de besos y de caricias sobre la ropa, el tomó mi corpiño y lo rompió en dos, rudamente. Besos mis pechos, paso la lengua por el hueco que hay entre ellos. Toqué sus bóxers y los baje, abrí mi boca al ver su miembro grande. Abrió mis piernas lentamente y llegó a mis hot pants negros. Nos unimos en una persona, el se movió dentro de mí. Grité al sentirlo. Estábamos en la cima, la fase orgásmica era algo indescriptible. Él seguía dentro de mí moviéndose, y besaba mis labios cada vez que podía cuando no gritaba.
Antes de conocer a Louis Tomlinson temía lo que podía pasarme, antes de conocerlo era una maldita perra que se acostaba con todos. Pero ahora solo era su protegida, estaba en sus brazos, nada malo podría pasarme al estar en su pecho. Nunca estaría en ese estúpido insomnio todas las noches. No ahora si estaba con él y era suya, solo suya.
Capítulo 34

Apresuradamente salí de la casa de Louis, la noche había llegado y tenía una cena “importante familiar” solo estupideces que tengo que acatar por ser una Moore.
El perfume varonil de Louis Tomlinson seguía en mi cuerpo, inhale el olor de mi chaqueta, seguía la presencia de su mareante pero sexy olor. Recordé mis gemidos cuando lo hicimos por primera vez. Sonreí tontamente.
Llegué corriendo, subí la grande escalera de mármol blanco de mi casa de dos en dos. Me bañe y me puse un vestido color marfil corto y tacones de diez centímetros, arregle mi largo cabello, me maquille con colores pasteles y salí hacia el comedor.
-¿Dónde andabas __________? –Michelle venía tras de mí derramando su estupidez.
-Que te importa. –dije seria. Odiaba su cabello rubio, odiaba su estupidez, odiaba como era ella.
-¿Andabas con Louis Tomlinson? ¿Qué tal si Richard se entera de que estas mintiendo? ¡Maldita mentirosa _________! –detuve en seco mi paso.
-Oídos sordos a palabras que salgan de tu boca Michelle. –seguí caminando nada podría amargar mi noche después de la tarde hermosa que tuve con Louis.
Mi padre y Claire estaban sentados ya en la grande mesa. Recordé la última cena familiar cuando estaba mi mamá, fue la última vez que me sentí cómoda en una mesa.
Flashback
-Mi princesa, te ves hermosa. –dijo mamá mirando mi vestido rosado. Mi primer vestido de niña grande. Con tan solo 10 años.
-Mami te amo mucho. –la abracé fuerte, como presintiendo que sería una de las últimas veces.
Papá venía de la puerta principal se notaba que venía se sus “negocios”, mi casa en __________ (TP) era algo más pequeña de la que tengo ahora. Pero igualmente teníamos una vida acomodada.
-Vamos mis hermosas mujeres. –mi padre nos tomó la mano y caminamos al comedor, esperando que empezaran a servir para disfrutar de la cual sería nuestra última cena juntos.
Fin del Flashback
-Hola __________. –dijo Claire sínica.
-Hola. –dije inexpresiva y dura.
-¿Dónde andabas ________? –dijo mi padre mirando las flores que estaban puestas en la mesa.
-Salí con Billy. –mentí descaradamente, se me daba bien mentir.
-¿En serio? –dijo Claire sonriendo malévolamente. Yo sabía que ella estaba enterada de todo y sabía que ella era la que estaba detrás de todo lo que me ha pasado y todo lo que le paso a mi madre.
Mire molesta a Claire y después a Michelle. Me senté al lado izquierdo de mi padre y Michelle se sentó al lado de Claire.
La cena estaba servida, unos platos elegantes y comida de categoría. Reí al recordar a Louis. ¿Pero es que todo me recordara a él? ¿Hasta la comida me recordara a mi sexy guardaespaldas? Porque aún no era mi novio.
-Él que ríe solo, ríe de sus maldades. –dijo Claire derribando el silencio.
Todos me miraron atentos. Pero solo le di una sonrisa hipócrita, seguimos comiendo.
Un ruido en el gran ventanal que daba al patio delantero nos hizo sobresaltarnos pero seguimos comiendo en silencio.
Un presentimiento de felicidad y preocupación me invadió. Mire hacia el ventanal que estaba a las espaldas de Claire y Michelle y lo vi.
Su sonrisa me hizo sonreír y me paré rápidamente de la silla, haciéndola caer al piso.
-¿Qué sucede? –mi padre dijo, todos me estaban mirando.
Yo solo sonreía.
-¿Qué ves ________? –Claire se dio media vuelta hacia el ventanal y mi corazón se acelero a mil por horas.
Oh oh creó que estamos en problemas. Louis desaparece, esfúmate. Conviértete en humo… y llévame contigo.
 Capítulo 35

Cuando Claire, Michelle y mi padre se dieron la media vuelta para mirar hacía el ventanal Louis no estaba. Todo paso en cámara lenta, les sonreí a los tres y levante la silla que estaba en el piso.
-Estas rara _________, creo que te hizo mal terminar con Billy. –dijo Michelle echándose a la boca un pedazo de frutilla.
-¿Terminaste con Billy? –dijo mi padre algo feliz. ¿Pero porque estaba feliz?
-Algo así. –no le di mucha importancia a su pregunta.
Billy el día en que hablamos en la escuela me dijo que mi padre era un maldito asesino y un narcotraficante y que iba a pagar todas las que ha hecho. Hay algo que no sé que mi padre y Billy solo saben. Tendré que hablar con Louis sobre el tema.
El rostro de Louis volvió a aparecer en el ventanal. Con sus manos hizo una seña, no entendía muy bien. ¿Subir a mi habitación? ¿Hablar? ¿Un beso? Volví a reír. Pero seguí comiendo.
Imaginando una escusa, la única que se me vino a la mente fue la más estúpida. –Iré al baño, enseguida vuelvo. –Michelle me miro levantando su delgada ceja.
-Yo también quiero ir,¿ te puedo acompañar hermanita? –la miré molesta.
-No gracias el lobo del bosque no aparecerá y no me violara. –dije burlona.
-Pero puede salir Louis Tomlinson. –leí sus labios, no lo dijo en voz alta para que solo entendiéramos ella y yo.
No dije nada y caminé hacia las escaleras.
Cuando llegue a mi habitación cerré la puerta con llave y mire a todos lados. Louis estaba en la pared izquierda en un rincón.
-¿Qué tal? –dije avergonzada. ¿________ avergonzada? ¿Pero qué mierda me pasa? ¿Avergonzada porque me vio desnuda? ¿O porque me enamore locamente de él?
-Necesitaba verte, creo que sería mucho más fácil protegerte y estar contigo si vivieras conmigo. –dijo abrazándome.
Sus manos se posaron en mi trasero trabajado.
-Hey no lo toques, aun no es tuyo. –dije sonriendo y dándole un pequeño beso en su mejilla.
-Es mío _________. Sobre eso quería hablar contigo. –me tomó la mano y me sentó en el escritorio rosado. Él puso sus manos en mi cadera y yo rodeé las suyas con mis piernas.
-_________ se que no es el momento ni lugar, pero creo que ha pasado demasiado tiempo y tenemos que ponerle un nombre a todo esto. _________ Moore ¿Quieres ser mi novia? –él me miro con sus ojos brillando, era lo más lindo que un hombre había hecho por mí. Corrección era lo único que un hombre había hecho por mí.
-Mmm deja pensarlo. –puse cara de pensativa y toque mi sien. –Claro que si idiota. –le di un apasionado beso. Él puso mi rostro y su rostro frente a frente tocando nuestras narices.
-No sabes cuánto desee este momento, no sabes cuánto te espere desde que me mostraron tu hermosa fotografía en la agencia de guardaespaldas sabía que serías una hermosa pesadilla. –reímos juntos. –Tendría que protegerte de mí mismo jefe, hasta de tu propia familia pero no me importa dar mi vida por ti.
Tome sus mejillas y nuevamente lo bese. Y acaricié su hermoso cabello castaño.
La puerta de mi habitación sonó. Tres golpes para ser exacta. Miré a Louis alarmada. Nadie podía verlo.
-¿Qué hacemos? –dije en un susurro.
-Me voy, tú abre esa puerta, come con tu familia y sonríe. Estaré rodeando tu casa, entre nuevamente a la agencia de guardaespaldas mi ex jefe y marido de Claire compro 5 explosivos y no sé cómo ni cuándo los utilizara. Solo protégete amor. –dicho eso él fue a mi balcón y desapareció.
Cuando abrí la puerta de mi habitación no había nadie. Baje las escaleras y los tres seguían sentados a la mesa en silencio. Me senté.
-¿Qué pretendes hacer con tu vida __________? –dijo Claire mirándose las uñas. ¿A que se venía todo esto?
Bueno vivir de la fortuna que ilegalmente mi padre tiene y tener muchos hijos con Louis Tomlinson. Reí internamente. –No lo sé aún no le he pensado. –dije concentrándome en la roja y grande frutilla que tenía en mi plato.
-Es hora de dar la hermosa noticia. –dijo mi padre a Claire.
Michelle rió y me miró desafiante. Como sabiendo de que lo que hablaría mi padre sería un punto en mi contra.
-Chicas mañana Claire y yo nos casaremos. Están cordialmente invitadas a nuestro matrimonio. –habló mi padre. Claire me miró satisfecha con ella misma. Y Michelle hizo lo mismo. Son dos contra una.
Yo solo seguí comiendo y Michelle abrazó a mi padre y a Claire.
-¿No nos felicitaras ________? –dijo Claire.
-Claro felicitaciones, mañana nos vemos. Iré a dormir. –mire triste a mi padre. ¿Acaso es tan tonto que no se fija que Claire es mala? Al igual que él, quizás esto se lo merecía.
Enojada me saque mi vestido corto color marfil y con ropa interior me tire a la cama. Solo quería cerrar los ojos y dormir, dormir hasta muy tarde y arruinar el día de mañana.


Capítulo 36

Para ser exactos eran las 3:03 de la madrugada y mis ojos no se cerraban aún. Daba vueltas en mi cama, pensaba, tenía un mal presentimiento, era una combinación de sentimientos.
Mire nuevamente mi Iphone 03:29 y mis ojos pesaban. Los cerré. Poco a poco iba entrando a un sueño profundo, al lado de mi cuerpo en el espacio desocupado que quedaba de mi cama sentí como se hundía. Unos dedos recorrieron mis brazos y sentí como las sabanas se levantaban y un cuerpo helado entraba.
Di media vuelta. El torso desnudo de Louis estaba frente a mis ojos.
-¿Por qué no me avisaste que vendrías? –dije en un susurro.
-Dije que estaría vigilándote, y me dio mucho frío entonces decidí hacerte compañía. –me acarició el cabello.
-La puta de Claire lo logro, contraen matrimonio mañana y estoy cordialmente invitada. –dije irónicamente.
-___________ no estarás sola.
-¿Iras a presenciar la boda del año? Veré como mi padre sentencia su muerte y mi muerte, él se casara con una estúpida que hizo posible la muerte de mi madre. Solo quiere el sucio dinero de mi padre. Genial mañana será un día de mierda perfecto. –no quería explotar, no al frente de Louis. Pero él estaba conmigo, no podía llamar a mi amiga Amy solo para decirle que tengo una crisis.
-____________ tranquilízate amor, si pasa algo yo estaré contigo. Pero no te aseguro que Richard saldrá con vida mañana. –él miro mis ojos sabía que estaba siendo sincero.
-Claire y su marido quieren ver tres metro bajo tierra a tu padre y a ti también. Claire esperara que tu padre se case con ella para quedar como heredera de la mitad de sus bienes y después vienes tú. O sea si tu padre muere y tú, ella sería heredera universal de los bienes de los Moore. –él estaba muy serio diciendo eso.
Por mi mente pasaron diferentes pensamientos.
1. Matar a Claire. Eso sería totalmente imposible
2. Secuestrar a mi padre para que no se casara con esa bruja.
3. Quedarme en los brazos de Louis para que me protegiera, él tenía todo para que no me pasara nada.
Deshice todo pensamiento, nada de lo que pensaba era racional pero la opción numero tres era la que más tentaba. Creo que tener el cuerpo de Louis a solo centímetros del mío no era algo bueno para mí.
-No quiero hablar, no quiero pensar, no quiero imaginarme cómo será el día de mañana. –dije cerrando los ojos. –Solo quiero una cosa.
-¿Qué cosa? –dijo Louis.
-Besarte y quedarnos sin aire. –fue así cuando lo empecé a besar con una necesidad increíble. Enredé mis piernas en sus piernas. Él me pego a su cuerpo, mientras seguíamos besándonos.
Lo único que se sentía en la habitación era las respiraciones agitadas y el movimiento apasionado de los besos. Le jalé el cabello, él me tomó los muslos. Pase mis piernas a los costados de sus caderas, estaba encima de él. Era hora de jugar.
Todo el peso de mi cuerpo lo puse en su miembro masculino, él me miraba con ojos deseosos y a punto de comerme viva. Pase mi dedo desde su cuello, baje, baje y seguí bajando. Llegué a su hermoso camino a la felicidad sus vellos se erizaron. Él tomo mi trasero moviéndolo de arriba abajo, el botón de bóxer amenazaba con salirse.
Con mis dientes tome su bóxer y lo baje lentamente, él no podía creerlo. Fui perra en mis tiempos pasados pero quizás él creía que estaba rehabilitada. Sus ojos amenazaban con salirse. Con mi mano toque su miembro, él gimió.
-Me encantas _________. –fui lo último que me dijo antes de dejarme debajo de él.
Y así fue como nuevamente hicimos el amor tres veces. Él estaba pegado a mi espalda, sentía su ronquido tranquilo, su pecho bajaba y subía.
Louis Tomlinson era perfecto para mí. Aunque deseaba que desde siempre hubiese estado a mi lado, acompañándome. Y protegiendo como si fuera su tesoro más preciado.
Capítulo 37

La mañana había llegado, un sol resplandeciente estaba posicionado en el cielo de Londres. Irónico ya que lo que iba a pasar hoy no era para que justo al cielo tuviera un hermoso sol.
-Louis ¿Cómo iras vestido a esa falsa de acontecimiento? –dije de pie frente a mi espejo mirándome como me quedaría un vestido que tenía guardado hace semanas.
-Tengo un plan para eso. Déjalo en mis manos. –dijo. Él aun seguía en la cama, con solo una sabana tapándole su hermosa piel cobriza.
-Tengo miedo, es como si todo fuera a desaparecer en un segundo. Como la muerte. –mi mirada estaba ausente en el espejo.
Él se paró de la cama, tenía solo su bóxer. Louis caminó hacia mí con un paso lento de modelo.
-Nada pasara y si pasa algo ___________ es solo que el destino lo quería así. –Louis puso sus dos manos en mi hombro y ambos nos miramos en el espejo. Él me sonrió y yo le sonreí de vuelta.
-Te amo __________. –dijo en mi cuello.
La puerta de mi habitación sonó, haciéndonos saltar. Lo miré sin decir nada me dio un beso en los labios, tomo su ropa que estaba en el piso alfombrado y salió por la ventana hasta llegar al balcón y desaparecer.
-¿__________ estás ahí? –era la voz de mi padre.
-Si… espera un momento. –rápidamente de mi closet saque mi pijama, me encontraba solo con ropa interior sexy.
Abrí la puerta con todo el cabello alborotado y transpiración helada en mi cuerpo. –Hola. –dije agitada.
-Necesito hablar contigo ________. –dijo mi padre algo serio y mirando dentro de mi habitación.
-Pasa. Solo no te traumes con el desorden que tengo. –dije dándole el paso.
Él miro por toda mi habitación, buscando algo. Trague saliva.
-¿Con quién estabas anoche? –dijo mirando mis ojos verdes.
-Con nadie. –dije segura.
-Escuche ruidos, gemidos y tu cama crujir. ¿Eso se llama estar con nadie? Sé que te doy la libertad para que tengas sexo con cualquier chico que se atraviese en tu camino pero estábamos todos en casa _________ todos escuchamos ruidos dudosos.
-¿De veras crees que voy a estar con un chico? –Bufé.
-De ti creo todo. –él me miro entrecerrando los ojos.
Creo que literalmente me dijo perra.
Yo solo lo mire con atención. Él dio la media vuelta pero se arrepintió y volvió a mirarme.
-Y me complace informarte que el matrimonio es a las seis de la tarde, estaré esperándote en el jardín veinte minutos para las seis. No vayas de mal humor por favor _________ esto es muy importante para mí, solo quiero tu apoyo hija.
-No te preocupes tengo talento en ser sínica. –dije molesta.
Él me miró con un rostro triste y salió de mi habitación. Cuando me di cuenta que estaba sola, nadie estaba para poder darme un abrazo lágrimas de mis ojos estallaron. Tomé mi almohada y la abracé, necesitaba sacar todo la tristeza que tenía dentro, levantarme y seguir adelante. Como me acostumbre hacerlo desde los diez años.
Capítulo 38

Si seguía caminando así por mi habitación haría un gran hoyo en el piso. Unos tacones resonaron en el pasillo del segundo nivel de mi casa. Claire y Michelle estaban a punto de irse a nuestra casa en Cambridge para después llegar a la ceremonia que sería en un bosque alejado unos kilómetros de la civilización.
Sentí como el auto de Michelle se marchaba, salí de mi habitación con un portazo. No estaba de ánimos y para empeorar mi estado emocional no sabía nada de Louis hace horas.
Fui a la habitación de mi padre, lentamente entré. Él estaba mirándose al espejo y arreglando su elegante corbata, pero no podía.
-¿Te ayudo? –dije detrás de él.
-Por favor. –él se puso frente a mí y le empecé a hacer el nudo de su corbata. –Te ves hermosa con ese vestido. Igual a tu madre los vestidos negros siempre le hacían contraste con sus ojos verdes.
No le dije nada y seguí arreglando su corbata, cuando ya estaba lista él me miró tiernamente.
-¿Vamos? –me preguntó poniendo su brazo para tomarlo.
Obedecí, en ese instante en mi pequeña cartera de mano vibró algo. Vi mi Iphone. El mensaje de Louis decía que lo reconocería al instante, solo que no lo mirara tanto y que me amaba.
Subí al auto negro de mi padre y partimos hacía el principio del tormento de nuestras vidas. Él quiere ser feliz pero los dos juntos y solos podíamos construir esa felicidad.
Todo listo, la música sonaba, los pocos invitados conversaban entre si y yo aquí bajo un gran árbol del alejado bosque en Cambridge. Mi atención la tomo una persona mujer, alta y tonificada de cabello rojizo. La mujer dio media vuelta para mirarme y me guiño el ojo. Su ojos eran azules iguales a los de… Louis Tomlinson, era él. Se vería muy hermoso como mujer, reí.
El juez llegó, todos los invitados tomaron asiento menos yo. Louis vestido de mujer paso por mi lado.
-No te mueves, quédate donde estas. Ese árbol será seguro para ti si pasa algo quiero que sepas que te amo __________. Y siempre lo haré porque este es nuestro pequeño sueño. –dijo.
Los músicos tocaron la típica canción de boda, Claire venía con un vestido blanco y a su lado venia Michelle con un vestido rojo que llamaba aun más la atención que el propio vestido de la novia.
-Y por la autoridad que me concede la ley del reino de Inglaterra. Ustedes son marido y mujer. Pueden besarse señor y señora Moore. –el juez concluyó así la ceremonia mas falsa y aburrida que había visto en mi perra vida.
Claire sonreía victoriosa al igual que Michelle, las dos se abrazaron mientras yo estaba alejada de toda esa mierda.
Todos felicitaban a la nueva pareja. Ridículos, eso es lo que son.
Mi padre muy feliz subió a un pequeño escenario que había aun más alejado de la parte de la ceremonia, desde donde estaba podía ver con facilidad y escuchar con claridad, él tomo el micrófono. Mientras Claire y Michelle corrían hacía mí. ¿Hacía mí? ¿Qué quieren ahora?

 Capítulo 39

Pero todo pasó en cámara lenta…
Claire y Michelle venían corriendo hacia mí, ellas pasaron corriendo por mi lado sin decir ni una palabra. Louis vestido de mujer corrió rápidamente y votó a mi papá del escenario y ahí, en ese preciso momento se hizo presente un fuerte sonido de explosión y mucho fuego. El escenario estaba destruido y con él, el cuerpo de Louis Tomlinson.
Las lágrimas nublaron mi visión, pero no importaba tenía que llegar a su lado y ver en las condiciones que estaba. Pero más atrás los escombros del escenario estaban calcinándose y un gran humo salía.
Toda la gente corría despavorida mientras yo en contra del mar de personas me hacia paso para llegar al lado de Louis.
Mi padre con todo su cuerpo herido estaba en el piso. Su guardaespaldas lo tomaba en sus brazos.
-¡Señorita _________ vete! Anda ve hacia fue del lugar. Este fue un atentado –el guardaespaldas de mi padre gritaba.
-¿Acaso no ves? Mira como está, quizás puede estar muerto. –dije entre lagrimas.
-¡Tienes que obedecerme, está primero tu seguridad y después veremos qué pasa con la señora!
-¡Es Louis Tomlinson!- dije gritando y llorando a punto de un ataque nervioso.
-Con mayor razón, no puedes estar cerca de él. Tu padre me matara si se entera que te deje en medio de un atentado agradece que está inconsciente en mis brazos y por sobre todo se enojara porque te deje con Louis Tomlinson tendido en el piso, ya muerto…-dijo él
-Déjame, iré con él aunque sea lo último que haga en mi vida. ¡Vete a ver esas perras de Claire y Michelle que fueron las culpables de todo! Llama a la policía e infórmalos, es una orden. –seguí corriendo sin mirar atrás.
Cuando llegue a su lado todo mi mundo se hizo añicos. Lentamente lo miré de abajo hacia arriba. Sus piernas estaban destruidas, su carne viva llena de sangre. Su torso tenía miles de heridas y sus ojos abiertos.
Mi mundo estaba muerto, Louis Tomlinson estaba muerto, el hombre que me hizo sentir una mujer y no una perra estaba muerto.
-Dime que solo es una broma. –lloraba desconsoladamente en el piso tendida junto a él.
-¡Despierta mi amor! Quiero ser feliz contigo, quiero irme lejos y no estar en este infierno. ¡Por favor pestañea!- pero él seguía con sus ojos abiertos mirando hacia el vacio del cielo de Cambridge.
Solo sangre… rojo, rojo, un mar rojo observaban mis ojos pero de un segundo a otro todo se volvió negro. Mucho negro… un vació inmensamente negro.
La puerta sonó. ¿La puerta? ¿Estoy en un hospital? ¿Louis como está?
-¡Buenos días __________! –la voz de nana retumbo en mi oídos.
¿Nana? Nana está muerta ¿Estoy muerta?
-_________abre tus hermoso ojos. Hoy llegan tus guardaespaldas.
¿Abre tus ojos? ¿Mis guardaespaldas?
La tela suave que estaba sobre mi cuerpo desapareció. Una mano se poso en mi hombro y me empezó a remecer.
-Si no abres tus ojos, traeré agua y me odiaras por el resto de tu vida por a verte despertado.
Obedecí abrí mis ojos lentamente y la realidad me embargó. Mi habitación, el mismo pijama que tenia puesto cuando esa mañana de verano Louis Tomlinson llegó. Nana estaba a mi lado.
¿Los sueños pueden ser tan largos que te puedes inventar un año entero? Pero los sueños son solo sueños. Son una forma de poder realizar aquellos deseos reprimidos que tenemos.
Esto solo fue un sueño…
-En cinco minutos tus guardaespaldas estarán en el sa…-pero no deje que hablara la abracé fuertemente y lagrimas cayeron, le bese la mejilla y salí corriendo por las escaleras. Mi padre estaba debajo de ellas, esperándome. Me tiré a sus brazos a llorar, aun no podía creerlo, aun no podía creer que eso fuera un sueño. Que Louis Tomlinson fuera un sueño.
-¿Qué sucede _________? –dijo mi padre.
-Solo abrázame. –dije llorando.
-________ ¿Por qué tienes a tu padre tan apretado? –su risa hizo eco en mi oído y en mi mente. Su perfecta risa… mi madre.
Ella venía bajando las escaleras, con un vestido hasta las rodillas elegante. Sus ojos verdes se conectaron con los míos. Corrí nuevamente a abrazarla.
-Wow pero que cariño hija, veo que me extrañaste anoche. –dijo ella besando mi mejilla.
-¿Anoche? –dije con la voz ronca por mi llanto. 



FINAL
Capítulo 40


-¿Anoche?- dije con la voz ronca por mi llanto.
No recordaba nada, lo único que recordaba era mi vida creada en un sueño. Una vida sin madre, una vida donde tu padre era un mafioso, una vida donde estaba Louis Tomlinson, donde estaba Amy mi mejor amiga embarazada y una vida donde tuve una pequeña relación amorosa con Billy.
-Quizás bebió demasiado alcohol. –dijo mi padre a mi mamá.
-No lo creo ___________ dijo que no podía beber alcohol porque sería la reina de su graduación. –le respondió mi mamá.
-¿Graduación?-esto era realmente loco, yo estaba graduada. Pero no recuerdo nada…
Pero pequeñas imágenes fueron pasando por mi mente.
Estábamos Billy y yo tomados de la mano, un lugar adornado con muchos brillos y colores neón. La profesora Edwards anunció a los reyes de la graduación mi nombre y el nombre de Billy sonaron en todo el lugar. Todos nos felicitaban. Billy finalmente me besa.
Mire a mis padres y les sonreí forzosamente. Nana llegó corriendo a nuestro lado.
-Los guardaespaldas vienen. –dijo aceleradamente.
Pasos que marchaban en un compás igual se escucharon. Uno a uno fueron entrando, miraba a todos. Diez guardaespaldas, pero el último llamo mi atención. Louis Tomlinson…
Su expresión seria, sus ojos azules y penetrantes, con la vista al frente. Hasta que nuestros ojos se conectaron.
Yo sabía que por algo había soñado con él, nada es porque si, todo tiene un explicación. Y la explicación más razonable era que el destino nos quería unir y el destino quería que yo conociera a mi protector, a mi guardaespaldas.
-Bienvenidos a la familia Moore. –dijo mi padre llamando la atención de todos los presentes, con su voz de mando. Al igual que en mi sueño, exactamente igual pero con la diferencia que mi madre estaba presente.
Yo solo me dedicaba a mirar a Louis.
-Como ya saben, ustedes fueron seleccionados para proteger a nuestra familia. Ustedes saben los motivos, soy un político, el político más importante e influyente del último tiempo en Inglaterra y ustedes deberán protegernos. –ahora recordaba todo con mucha claridad. Sí, mi padre era un político y nunca fue un mafioso.
Abrí mis ojos enormemente y abrí mi boca en una perfecta o. Estaba con pijama aún, con mi short corto y mi camisa de tirantes y sin maquillaje. Louis río al percatarse de que estaba entrando en crisis de nervios cuando me di cuenta de mi estado. Yo le devolví la sonrisa, creo que no era el idiota molesto que conocí la primera vez.
-No te ilusiones. –hablo mi mamá cerca de mi oído. –Es gay. –reí en mi interior.
-No pretendía ilusionarme, pero es lindo. –le dije del vuelta.
Ella solo río.
-Mi hija tendrá que elegir a un guardaespaldas. Es _________ Moore. Tiene 18 años y solo ayer salió de su último curso en la escuela. –hablo mi padre.
Louis Tomlinson me miro intensamente.
-Hola, bienvenidos. –dije segura. –Tengo a mi elegido. –descalza camine hasta quedar al frente de Louis Tomlinson, el miro detenidamente mi rostro, buscando algo. –Eres mi elegido.
Todos los demás guardaespaldas estaban esperando a que mis padres dieran una orden.
-Los nueves guardaespaldas que quedaron acompáñenos a la oficina. –dijo mi padre. Mi madre y el empezaron a caminar y los nueves guardaespaldas sobrantes marcharon detrás de ellos. Mientras que Louis y yo quedamos solos en el gran salón.
-¿Nos conocemos en algún lado?- su voz sonó como música para mis oídos.
Lo mire. –No lo sé, quizás en otra vida nos conocimos. –dije inocente.
-Puede ser. –el toco su barbilla.
-¿Louis Tomlinson? –dije elevando una ceja.
-A su orden señorita. –dijo muy serio.
-Empaca tus cosas nos vamos a Francia, iré a estudiar a la universidad y tú me acompañaras. –dije segura dando la media vuelta para subir las escaleras.
-Pero usted acaba de salir de la es…- pero lo interrumpí.
-Lose, pero quiero ir ahora a dar los exámenes para entrar a la universidad. –seguí caminando.
Sabía que era temerario lo que iba hacer pero estaría con él, solo quería estar con él. Conquistarlo a la manera difícil, y que él pueda enamorarse de mí y la mejor idea era irme fuera del país con él.
Después de un día de despedidas, estaba a solo minutos de que el avión despegara con destino a Francia. Louis iba a mi lado, en el lado del pasillo. Su mano estaba ahí cerca de la mía.
-¿Louis? –lo llame.
-Dígame señorita. –dijo despacio.
-¿Siempre me protegerás cierto?
-Claro que si, usted es mi protegida y daría mi vida para salvarla de cualquier cosa. –él hablo seguro.
Mire sus ojos.
Una voz femenina hablo por alto parlante.
-Bienvenido a la vida de una Moore querido guardaespaldas. –dije. Nuestros ojos se quedaron mirando hasta que el avión estuvo en el cielo. Para llegar al destino de nuestra próxima parada, de mi próxima vida. Que sería junto a mí siempre y querido guardaespaldas… Louis Tomlinson.
 Epílogo

Cerca del medio día nuestros pies tocaron el suelo de Francia. Louis Tomlinson seguía a mi lado caminando atento a que cualquier cosa pasara, atento a los movimientos que había cerca de nosotros.
-¿Dónde vivirá señorita Moore? –dijo él mientras tomaba mis maletas.
-Viviremos. –le corregí. –Y estaremos en un departamento en el centro de París es muy lujoso y hermoso, te encantara. –dije tocándole la mejillas. Una corriente eléctrica hizo erizar todos mis vellos del cuerpo.
-Eeeeem…-él estaba nervioso lo sabía. -Ojala nuestro alojamiento sea el mejor y nos llevemos bien. –dijo mirando el gran cartel que decía PARIS, FRANCIA.
-Claro, nos llevaremos de maravilla. Es como si te conociera desde hace mucho tiempo atrás…como si tuviéramos una vida pasada.
Y cada noche él sueño se hace realidad, vuelvo a soñar con sus besos y sus caricias, él me protege y me tiene nuevamente en sus brazos… pero solo es un sueño, aunque nadie sabe lo que puede suceder con el tiempo. Nadie sabe si yo __________ Moore puedo conquistar a mi querido guardaespaldas Louis Tomlinson. 


SEGUNDA TEMPORADA: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.619290531423418.1073741857.496910876994718&type=3

69 comentarios:

  1. Hola, esta novela es de mi amiga, y mínimo deberían poner el nombre de la autora de esta novela ... como Directioner, no debemos pasar a llevar :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. UNANSE https://www.facebook.com/NiallHoranYoQuieroSerTuPrincesa

      Eliminar
    2. esta hermosa¡¡¡ <3 oye ahi segunda temporada??

      Eliminar
    3. la segunda temporada no sale podrian poner otro link

      Eliminar
  2. Deberías darle los créditos a la autora,poner su nombre por lo menos ya que ni siquiera le pediste permiso, dale los a créditos a Javiera Vásquez Jerez ya que ella es la autora;)

    P.D: AMO CON MI VIDA ESTA NOVELA <3

    ResponderEliminar
  3. Perdon si no lo puse, es que la verdad ni sabia quien la habia echo, perdon si les molesto ahi pongo los creditoossss(:

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. CLARO QUE QUEREMOS QUE SUBAS SEGUN TEMPORADA SI ESTA NOVELA ESTA SUPER BUENA

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. La subiría, pero primero tiene que entender que la novela no es mía y no puedo hacer magia y que aparezca Harry :P ; después solo hay 15 capitulos subidos por la autora, y no sube otro hace como 3 meses, asique si la subo al blog solo habría 15 capítulos y se acabaría ahí :S

      Eliminar
  6. felicidades a la autora de esta maravillosa novela de one dirction me encanto todo exepto que algunas partes indevidas me dieron asco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. son partes pervers, en casi todas las novelas las vas a encontrar :P

      Eliminar
  7. Oohh!! me encanto la novela!! es muy hermosa, felicito a la autora de esta novela en serio, me enamore de ella!! tienes que subir la 2 temporada en cuanto la autora la haga. :))

    PD: soy Directioner y amo toda novela que vaya sobre mis 5 idolos :D.
    Besiitooss :))

    ResponderEliminar
  8. Muy Buena Para Mi Pagina Muchas Gracias

    ResponderEliminar
  9. Dios y yo soñando con matar a Claire y Michelle llegue al punto de que todo se fuera a la mier** y yo estar con TOMMO

    ResponderEliminar
  10. Esta novela m ha tocado el corazon :).Se me han caido algunas lagrimas al final.

    ResponderEliminar
  11. Holis, acabo de leer TODA la novela, es muy confusa xD pero la AMO<3 Bueno, sube la segunda temporada. ^-^

    ResponderEliminar
  12. Me acabo de enterar de esta novela y me la leí toda en un día, ¡es perfecta!
    ¿Va a haber segunda temporada?
    Att: Sofii =)

    ResponderEliminar
  13. Muy buena la novela, me la leído entera. Y si vas a subir otra temporada, ¿habisanos a todos si? Esque es muy bonita esta historia :3

    ResponderEliminar
  14. me encanto mucho tu novela
    llore en el final
    felizidades por esta novela

    ResponderEliminar
  15. CHICAS LA NOVELA NO ES MIA ._. LO EXPLICO Y OTRA VEZ. LA DUEÑA DE ESTA NOVELA ESTA SUBIENDO SEGUNDA TEMPORADA, PERO TARDA MUCHISIMO Y VA ALREDEDOR DE 16 CAPITULOS. Y SUBE UN NUEVO CAPITULO CADA MES. SI PUEDO LA SUBO CUANDO TENGA MAS CAPITULOS

    ResponderEliminar
  16. holissssssss nueva lectora.Estoy amando esta nove es muy genial ... ñem... ñem...mmmmmmmmmm si ya tiene 16 capítulos escritos,subilos :) anda subiendo de a poquito lo que ella suba.Igual es una sugerencia,tampoco vos podes hacer magia,asi que.Bueno en fin cuando puedas subir los caps subilos.Beso de umpa lumpa ._./

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocio tu sabes de donde la sacó? *-* lo digo pq sabes q lleva 16 caps...

      Eliminar
  17. La mejor de todas! No puedo creer que chicas tengan tanta imaginación para hacernos sentir tan bien con una sola novela! Quiero un guardaespaldas como Louis Dios! Lo quiero!

    ResponderEliminar
  18. dios santo :33 ame la novela me hiso llorar artisimoo!! me imagine que era yo que era mi vida ... por 1 dia me imagine una vida ase la ame es hermosa y te felicito artisimo :33 es perfecta :33

    ResponderEliminar
  19. esta novela estuvo genial mori y volvi a nacer,llore ayyyy esta super

    ResponderEliminar
  20. He leido muchas novelas.. pero ninguna como esta.
    Todas las que lei eran casi iguales, ninguna tenia casi nada de diferencia... pero al leer esta me encantó , es una novela muy buena y enhorabuena a la escritora.. Se merece un premio e.e

    ResponderEliminar
  21. Dios enserio ame tu novela, es simplemente..... no lo se es tan asjnfsdf......Enserio habia leido otras novelas con guardaespaldas y cosas asi pero ninguna como esta, enseri me encantoooo. :D

    ResponderEliminar
  22. Alguien q sepa donde escribe la nove javiera q me lo diga o pase el link q no aguanto más sin leer du novela x3

    ResponderEliminar
  23. Chicas no quiero pasar el link de la segunda temporada porque probablemente la suba a la pagina, (el link es por facebook y no se si muchas pueden leerla de ahi)

    ResponderEliminar
  24. ME ENCANTO!!! SUBE OTRA PORFA PERO CON HARRYXDXD

    ResponderEliminar
  25. genial, me encanto, voy a pedir que si porfa hagas una de Harry Styles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Subi dos de Harry que ya estan terminadas, estos son los links (no son mias): http://hidirectioner.blogspot.com.ar/p/manual-de-lo-prohibido-harry-y-tu.html
      http://hidirectioner.blogspot.com.ar/p/memyself-and-i-harry-y-tu-adaptada.html
      Despues estoy escribiendo una (es mia) que todabia no la termine pero si la queres leer genial: http://hidirectioner.blogspot.com.ar/p/skinny-love.html

      Eliminar
    2. Genial!!! ya tengo 3 novelas mas por leer jijijiji

      Eliminar
  26. muerooooo es tan asancdkcmdokc hermanas directioners llorando en 3... 2... 1... lloro. la amo

    ResponderEliminar
  27. ESTA NOVELA ESTA SUPER BUENA QUE BUENAS ESCRITORAS SON Y SOBER TODO QUE IMAGINACION TIENEN.

    ResponderEliminar
  28. Holaaa!! Me encanta. Porfavooor 2ª temporadaaa pliiiiiiss!! y si no sube capítulos inventatelos porfaaa!! Es que me encanto :')
    PD: Que Louis no muera porfaa que le amo mucho y antes me puse a llorar :''')

    ResponderEliminar
  29. hola oyf por favor sube los cap que tengas de la 2temp o comentame el linkj de la pagina k tiene la segunda parte esta novela me encanto .
    ...sorry k sea aanonima ya k las otras cuentap no me funcionan

    ResponderEliminar
  30. Por favooor sube la segunda temporada, soy fan numero 1!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  31. Amo esta novela la amo es bellisima :D

    ResponderEliminar
  32. Omg tia he llorado, me habéis matado con toda vuestra escritura es pero que sigáis así vos sos toda una dura ok ya estoy diciendo gilipolleces me he pasado lo siento pero tambien me habéis hecho rorar gracis por la hermosa novela

    ResponderEliminar
  33. Dios es super bonita haz segunda temporada amo tu forma de escribir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La autora es Javiera Vasquez Jerez :P

      Eliminar
    2. Desde dinde va a subir la segunda temporada?

      Eliminar
  34. Hola muy buena la novela.. Por favor suban la segunda temporada..

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  36. Holii! La novela me encanta! ME ENAMORA! Yo tengo otra de Louis :S http://www.secuestradalouisytu.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  37. Adore tu novela es de maravilla

    ResponderEliminar
  38. woooooooooow la verdad que sin palabras me quede :) super linda la novela y la verdad que pude imaginarme cada momento :3 segui asi sos una exelente escritora bss!! :D

    ResponderEliminar
  39. me encantó tu novela... fué la mejor que he leido :)

    ResponderEliminar
  40. WOOOO :') es la mejor novela que he leído en la historia, solo he leído la primera temporada y me encanta que todo haya sido un sueño la amo. Besos a todas mis hermanas directionersssss!!! HOY ES EL CUMPLE DE TOMMO!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  41. La ame sos una genia escribiendo la lei en 5 horas o menos jajajja me quede despuerta hasta lan7 de la mañana

    ResponderEliminar
  42. Hola. Soy la autora de mi querido guardaespaldas, muchas gracias a la chica que subió mi novela y me dio créditos. Tengo una noticia, estoy subiendo "Mi querido guardaespaldas" (Renovada) Sin faltas de ortografías, una mejor narración. http://www.wattpad.com/user/AndYourEyes Pueden leerla, también contarán con el gran final del Fanfic. Un final muy esperado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres buenisima escribiendo por sierto ¿como te inspirastes? Tengo que escribir un cuento para el trabajo de lengua y no me inspiro

      Eliminar
  43. Es hermosa me hizo llorar.Gran trabajo se tiene que convertir en película para que le den un oscar

    ResponderEliminar
  44. Yo esta novela la lei hace años en esta misma pag. y la volvi a encontrar y bueno felicidades ame la novela y es verdad que hay segunda temporada?

    ResponderEliminar